Fútbol Nacional

Expromesa liberiana entendió seis meses después su temprano retiro del fútbol

Hace casi un año, Alonso Arias colgó los tacos por condiciones económicas y consiguió trabajó en Acueductos y Alcantarillados; ahora valora más su empleo por el difícil panorama que se vive en el país por el nuevo coronavirus

Alonso Arias fue, a inicios de la segunda década de los 2000, una de las principales promesas de Liberia Mía. Un lateral derecho rápido y hábil, pero por diferentes circunstancias continuó su carrera en la Segunda División, donde se mantuvo activo hasta hace un año, cuando tomó una decisión radical.

Pese a que Arias pertenecía a Jicaral, el tener cerca a su hijo de dos años y darle una estabilidad financiera se volvió una prioridad, por lo que aunque no terminaba de digerir la decisión, al final decidió retirarse.

Hoy, 365 días después, cuenta con un trabajo estable, una situación que valora ante la difícil condición económica que está el mundo por la afectación del nuevo coronavirus.

De hecho, no esconde que hoy por fin comprende lo bueno que fue, en su caso, salir del fútbol, ya que esto le dio el chance de darle a sus cercanos un ingreso fijo al mes; en el fútbol no siempre era así.

“Me salió la oportunidad de ser gestor general de servicio al cliente del AyA y llevo seis meses. Al menos yo sé que Dios me protegió; de hecho cuando me fui de Jicaral oré y dije: ‘en Dios pongo mi futuro’ y Él me premió con esto, yo tengo trabajo en un momento tan complejo, estoy con seis meses de labores estables. La decisión que tomé hoy entendí que fue la mejor”, explicó.

Arias, de igual forma, no renuncia a su deseo de volver a jugar, por lo que ya le dio el sí a Liberia para actuar la próxima campaña con los de la Ciudad Blanca.

“El último torneo que jugué fue con Jicaral en el ascenso, tengo un bebé de dos años, yo estaba allá, pero tomé la decisión de venirme a Liberia y decidí no seguir jugando porque no tenía chance de jugar con otro equipo. Se había cerrado las inscripciones y necesitaba trabajar”, recordó.

Una ventaja que le brinda su labor es que no le chocará con los entrenamientos, Arias no esconde que si se viera en obligación de elegir entre jugar y su actual trabajo, prefería continuar en Acueductos y Alcantarillados.

"Yo tengo un horario muy flexible, esperando de que esto no cambie porque quiero seguir jugando. Yo quiero jugar, yo tomé la decisión de no jugar más porque en Jicaral yo viajaba en la madrugada hasta allá para llegar y todo se estaba complicando", mencionó.

El lateral que debutó bajo las órdenes de Hernán Medford en 2009 recalcó que su estado físico es bueno.

"Me mantengo, siempre estoy muy activo, me mantengo trotando y con trabajos específicos, tengo una prima que me ayuda. Ahorita tengo 28 años, quiero jugar, deseo volver a jugar en Primera con Liberia", comunicó.

Alonso Arias es claro que ya entendió por qué la vida lo alejó del fútbol; no obstante, tiene ambición por regresar y luchará por volver a correr tras el balón, pero priorizando su trabajo como gestor de servicio al cliente.

Esteban Valverde

Esteban Valverde

Periodista en la sección de Deportes de La Nación. Licenciado en Periodismo Social en la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre legionarios.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.