Daniel Jiménez. 30 marzo

Si los clubes de Primera División la ven muy complicada con la crisis económica producida con el nuevo coronavirus, imagínese los de la Liga de Ascenso.

Este lunes, el Comité Director de la Liga de Ascenso comunicó a los clubes que el Clausura 2020 continuará suspendido por tiempo indefinido.

El club Sporting FC es el actual campeón de Apertura y lucha por ascender. Fotografía: José Cordero
El club Sporting FC es el actual campeón de Apertura y lucha por ascender. Fotografía: José Cordero

En un recuento realizado por La Nación con cinco clubes de Segunda, los presidentes explican que algunos jugadores fueron finiquitados y, además, piensan en que podrían quebrar si la situación no cambia.

Roy Téllez, presidente de Golfito, reveló a este medio que dos futbolistas decidieron separarse del club pues son de otra zona del país. Y esta semana un tercero también solicitó la rescisión de contrato.

Téllez prefirió no revelar los nombres de los futbolistas, pero aseguró que uno es de Osa y otro de Puntarenas. Y adelantó que el tercer jugador que está cerca de firmar la ruptura del vínculo laboral es de Limón.

“Ya he arreglado dos finiquitos con muchachos que no son de la zona y por la situación han decidido no permanecer más acá. Me comunicaron que preferían irse para la casa. El 90% de la planilla vence en junio. Obviamente pensando en el tema humano arreglamos eso, seguramente vienen más situaciones de estas donde vamos a tener que arreglar con los jugadores porque no queda de otra”, comentó Téllez.

El jerarca es claro en que el proyecto que tiene al frente de Golfito debe continuar, pese a que han llegado a tener dificultades con patrocinadores que se han hecho a un lado.

Criterio diferente tiene Víctor Granados, presidente de Curridabat, quien enfatizó que si esto se mantiene de esta manera, el siguiente paso es ponerle un candado a los clubes.

“Lo económico es una lógica, la quiebra de los equipos. No hay otra, nadie puede afrontar esto y menos por el tiempo que el covid-19 indique; el fútbol ya no es importante”, citó Granados, quien es partidario que el campeonato debe declararse desierto.

Por su parte, Manuel Solís, presidente de Santa Ana, dijo que tenía problemas con el pago de la planilla que asciende a los ₡3,8 millones mensuales.

“Estamos esperando en llegar a un acuerdo con los jugadores y también dando tiempo a la situación. Hemos tenido algunas conversaciones, pero los futbolistas están en la casa. Yo me he reunido con varios jugadores y la mayoría está de acuerdo con cooperar con nosotros. Tenemos una planilla barata”, acotó.

Golfito fue finalista del Apertura y en el club ya firmaron dos finiquitos por la situación actual del covid-19. Fotografía: José Cordero
Golfito fue finalista del Apertura y en el club ya firmaron dos finiquitos por la situación actual del covid-19. Fotografía: José Cordero

Para Solís, los inconvenientes en el Ascenso se acrecientan, pues no tienen las mismas posibilidades de exposición que los de la máxima categoría.

Las medidas que toman los clubes dependen mucho de la capacidad de haber hecho las cosas bien financieramente en tiempos pasados, como es el caso de Santa Rosa.

Su jerarca, Gary Hernández, detalló que un jugador de nacionalidad panameña-nicaragüense, Raúl Lejías, prefirió firmar un finiquito y marcharse para Nicaragua con su familia.

"El resto de la planilla se mantiene y luchamos por estar bien. Desde el plano financiero es duro, pero teníamos un colchoncito que nos ha ayudado", acotó.

La gran pregunta es cuánto más pueden los clubes mantenerse así, pero por ahora la respuesta es incierta.

Incluso, hay posturas como la de Freddy Campos, la cabeza dirigencial del Uruguay de Coronado, quien explica que esta situación hay que analizarla muchos meses adelante sin fútbol.

"Esto va para largo, este campeonato podría no iniciarse ni en uno o dos meses, podría pasar hasta el año sin fútbol, pero eso se desconoce, entonces de manera responsable hay que ir analizando los distintos panoramas", agregó.

La Segunda División aún no declara su campeonato desierto. Foto: Alonso Tenorio
La Segunda División aún no declara su campeonato desierto. Foto: Alonso Tenorio

Campos no piensa en la quiebra del equipo y ha tratado de sostenerlo con bien.

“Claro que se hace difícil. Uruguay son jugadores, cuerpo técnico, la liga menor y sus entrenadores, fisioterepeuta, administrativos, tengo que sentarme a analizar porque ya es duro el asunto, no hay ingresos por ningún lado. Esto es lo difícil”, concluyó el dirigente.

A partir de este 30 de marzo, el Consejo Director del Ascenso envió una misiva a los clubes en las que cita mantener la suspensión del torneo.

“Se estará informando según sea la situación del país sobre alguna novedad y en coordinación con los presidentes de clubes, tomaremos las mejores decisiones para todos”, cita la carta firmada por Marco Murillo, secretario administrativo del Ascenso.