Por: Cristian Brenes 28 enero, 2015

Enrique Meza quiere un Cartaginés que toque mucho el balón, cuide el esférico y renuncie al pelotazo, para lograrlo trajo desde España unos dispositivos que pulen la la técnica de recepción y pase de sus jugadores.

Durante los entrenamientos los jugadores no solo disponen del balón, sino que utilizan una caja de madera que se coloca de forma cuadrada o un triangular, en la que deben lanzar la pelota, recepcionarla después del rebote y de seguido introducirla en un marco pequeño.

Además, el técnico blanquiazul emplea una malla que se inclina a diferentes ángulos, para que sus dirigidos impacten el balón en ella y en el rebote se perfeccione el dominio, la forma en la que se envía el servio y la fuerza de golpeo, ya sea con la cabeza o con los pies.

Estos aparatos se colocan intercalados en circuitos en los que se simula una situación real de juego y la claves son las repeticiones, según explicó el estratega de la Vieja Metrópoli.

“Son trabajos de técnica individual, en los que se realizan muchas repeticiones y se va mecanizando para que se vuelva normal durante el juego. Se busca mejorar el pase, la recepción y el cabeceo”, indicó el timonel.

Meza innovó en el país con este tipo de preparación cuando dirigió a Santos en el torneo anterior e incluso estos dispositivos son de su propiedad, no de Cartaginés.

Los jugadores lanzan la pelota contra una malla que se usa a diferentes ángulos para trabajar toque, recepción y cabeceo. | MELISSA FERNÁNDEZ
Los jugadores lanzan la pelota contra una malla que se usa a diferentes ángulos para trabajar toque, recepción y cabeceo. | MELISSA FERNÁNDEZ

“Cuando estuvimos en Barcelona los vimos, se compraron y ahora los trajimos para aplicarlos porque ayuda muchísimo a la técnica”, manifestó Diego Meza, asistente técnico brumoso.

Los jugadores aplauden una medida que incluso catalogan como necesaria desde las ligas menores, ya que los resultados son notorios y en Europa se practica así a partir de los ocho años.

“Esto no se usa en Costa Rica y nos ayuda demasiado en el juego. Son trabajos de técnica y concentración porque se nos pide que paremos el balón con una pierna, juguemos con la otra y nos perfilemos bien para no atrasar el juego”, dijo Carlos Hernández.

Estos aparatos se utilizan diariamente y los futbolistas los consideran como piezas claves para el estilo que pretende Meza.

“El profe quiere que con buena recepción y toque preciso hagamos un juego fluido con posesión de pelota y realmente uno nota la mejoría con esto que nunca antes había hecho”, apuntó el lateral Juan Diego Madrigal.