Juan Diego Villarreal. 17 agosto, 2020
Arnoldo Alonso Aguilar compitió hasta los 78 años de edad en eventos de triatlón, natación y carreras de larga distancia. Cortesía
Arnoldo Alonso Aguilar compitió hasta los 78 años de edad en eventos de triatlón, natación y carreras de larga distancia. Cortesía

Siendo apenas un atleta infantil, el triatlonista Leonardo Chacón no olvida aquella frase que le caló hondo y lo inspiró a tratar de vencer a los mejores.

“Machillo, siga así, no se rinda. Usted puede, lo vas a lograr”; aquel consejo para el atleta olímpico de Londres 2012 y Río 2016 venía de Anoldo Alonso Aguilar, quien era conocido por los jóvenes competidores como el superabuelo, al que todos los ‘chiquillos’ admiraban por competir en la categoría Máster y quien nunca se daba por vencido.

Compitió en eventos de natación y triatlón e incluso maratones hasta los 78 años; falleció el 8 de agosto a los 89 años, debido a una serie de complicaciones causadas por la covid-19, lo cual no solo llevó luto a su hogar, sino a toda la familia del triatlón.

“Fue en una competencia de triatlón sprint, en La Sabana. Yo era un chiquillo, tenía como 11 años y competía contra los élite. Aquella frase de don Arnoldo me marcó. Era una gran inspiración, porque a pesar de su edad nunca se rendía, nunca se quejaba. Hiciera sol o lloviera, siempre salía a entrenar. Todos lo respetábamos. Siempre competía sin quejarse”, recordó Chacón con nostralgia.

Arnoldo Alonso empezó a transitar en el deporte a las 47 años, una vez que dejó el vicio del alcohol que por mucho tiempo fue su pesadilla. Les demostró a sus hijos y nietos que el deporte era el mejor camino en la vida, fue ejemplo y se ganó la admiración de los más jóvenes que valoraron su pundonor deportivo, ya fuera en aguas abiertas, triatlón o competencias de atletismo de larga distancia.

“Con el tiempo me tocó viajar con don Arnoldo y su familia a diferentes eventos internacionales. Ellos me cuidaban y aconsejaban siempre. Sin duda era una leyenda en el triatlón, pues toda mi generación lo quisimos mucho y lo recordamos con cariño. Jamás olvidaré sus participaciones en el triatlón de Playas del Coco, el cual comenzaba a las 12 del día y a eso de las 6 de la tarde lo terminaba el Súper, sin quejarse ”, agregó Chacón.

Arnoldo Alonso Aguilar siempre compartió su pasión por el deporte con su esposa Flor Sáenz. Cortesía
Arnoldo Alonso Aguilar siempre compartió su pasión por el deporte con su esposa Flor Sáenz. Cortesía

Arnoldo Alonso, uno de sus nietos que vive en Panamá, rememoró que su abuelo siempre se sentía orgulloso de inculcar el deporte entre sus familiares, lo cual los unió más y los llevó a vivir una serie de aventuras por diferentes países.

“Abuelo decía que una de las cosas de las cuales se sentía orgulloso es que sus nueve nietos practicaron triatlón. Mauricio Torrealba, mi primo, fue campeón centroamericano de triatlón dos veces y Alberto Alonso fue campeón cuatro veces de Juegos Nacionales. Además, él hacía planes de entrenamiento e iba como entrenador a los Juegos Nacionales representando al cantón de San José”, indicó Alonso.

El joven de 29 años agregó que don Armando los apoyaba siempre, incluso viajó a Panamá para animarlo en una competencia de remos, la cual consistía en cruzar el Canal de Panamá, del Caribe al Pacífico, para completar una distancia de 63 millas.

En una entrevista en el extinto diario Al Día, el 25 de abril del 2009, don Arnoldo aseguró: “La mayor satisfacción es que mis nietos son buenas personas, buenos hijos y todos han estudiado. Es lo más importante para mí”.

Lleno de trofeos. Los logros de don Arnoldo Alonso Aguilar fueron muchos, donde destacan su hegemonía en el triatlón de El Coco, al ganarlo en 10 ocasiones en la categoría Máster, en diferentes oportunidades, e igualmente, fue cinco veces campeón consecutivo Máster en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de triatlón.

El pensionado de la Caja Costarricense de Seguro Social, donde laboró, también fue campeón del triatlón de la Isla de San Andrés en Colombia y en natación ganó el Cruce del Golfo de Nicoya (21 km) y además participó en el Maratón de Nueva York y el Mundial de Natación Máster en Italia.

José Pablo Alonso, otro de los nietos, le recordó como una persona de un carácter jovial y un gran atleta, pues a pesar de participar hasta después de los 47 años, disfrutó de las diferentes disciplinas por más de 25 años. Siempre se esforzó por dar el ejemplo a los más pequeños y sus nietos, además de fomentar el deporte entre los adultos mayores.

“Nunca olvidaré una vez que lo acompañamos a la isla de San Andrés, en Colombia. La competencia estuvo muy reñida y al final el iba de primero, por lo que al llegar a la meta tomó la bandera de Costa Rica y se la puso en los hombros. Fue un momento inolvidable, pero al mismo tiempo una gran lección de humildad y motivación de que todo en la vida se puede”, sentenció José Pablo.