Fanny Tayver Marín. 18 junio
Esteban Granados hizo un buen partido y hasta protagonizó dos intentos para vencer a Leonel Moreira, pero no lo consiguió. Fotografía: José Cordero
Esteban Granados hizo un buen partido y hasta protagonizó dos intentos para vencer a Leonel Moreira, pero no lo consiguió. Fotografía: José Cordero

Uno de los futbolistas más afectados por la eliminación de Herediano a manos de Alajuelense fue Esteban Granados.

Él mismo buscó en un par de ocasiones un gol que sacara a los florenses de cuidados intensivos, pero no lo consiguió, ni él, ni sus compañeros.

Apenas pitó Juan Gabriel Calderón, el volante empezó a llorar, lo cual demuestra que lo que acaba de pasar realmente le dolía.

Y uno de los primeros en consolarlo fue el guardameta rojinegro Leonel Moreira, porque lo conoce bastante bien. Esta vez están en bandos contrarios y el portero fue determinante para que el Team no le anotara a los manudos.

Moreira se reencontró, volvió a ser figura y salió de la semifinal sin encajar un gol.

Las palabras del portero fueron una voz de aliento para ese hombre que por entrega nadie puede recriminarle nada.

“Creo que hicimos un partido para ganar, tuvimos opciones, sabíamos que enfrentábamos a un buen equipo que pasó y pasó bien, la verdad fue el mejor de los dos partidos, felicidades a ellos y al profesor (Andrés) Carevic que lo tienen merecido”, manifestó Granados en FUTV.

También explicó por qué se sentía tan golpeado.

“Duele porque queríamos el bicampeonato, lo anhelábamos, lo deseábamos y bueno, fue un campeonato bastante atípico, nos duele porque luchamos, queríamos pasar a la primer final contra Saprissa y no se pudo”, mencionó.

Pero había otro motivo, que también confesó el herediano: “El dolor más que todo es porque es la última vez que vamos a jugar aquí en el Rosabal y es un sentimiento bastante difícil de asimilar, porque uno quiere bastante esta institución y la verdad felicidades a Alajuela que ganó bien”.

Granados, además, envió un mensaje a la afición florense.

“Queríamos darles la alegría a ellos, sabemos que nos han apoyado siempre en las buenas, les decimos que sigan creyendo en este equipo que ha demostrado que con carácter y esfuerzo, a pesar de todo siempre salimos avante, esto es un golpe duro, pero la vida es así y este es un golpe que nos va a enseñar para el próximo campeonato”.

Por su parte, Ariel Soto expresó en Radio Columbia: “Tuvimos oportunidades, no entraron, la suerte no nos acompañó, son cosas del fútbol, creo que hay que irse para la casa a pensar en lo malo que se hizo en el torneo porque no puede volver a pasar, el próximo torneo tenemos que ir a buscar el campeonato de nuevo y gracias a Dios es fútbol y en agosto empezamos de nuevo, hay que cambiar el chip rápido, mejorar las cosas malas y seguirle dando”.

El defensa reseñó que un resultado así, como la derrota 2-0 en el Morera y el 0-0 en Heredia, a veces sirven para hacer un alto en el camino.

“Hubo momentos en los que Aarón (Salazar) y yo vamos mano a mano contra (Jonathan) McDonald y (Jonathan) Moya y todo el equipo estaba arriba, los metimos en el marco. Así es esto, tuvimos cinco o seis jugadas y aceptar las cosas con humildad, eso lo hace mejor persona a uno, irse para la casa y pensar en lo malo”.