Daniel Jiménez, Steven Oviedo. 12 mayo
Rubilio Castillo celebra su gol en la final ante San Carlos. Foto: Albert Marín.
Rubilio Castillo celebra su gol en la final ante San Carlos. Foto: Albert Marín.

Saprissa se encontraba contra las cuerdas, San Carlos le cerraba los espacios y le ganaba el partido luego de una hora jugada, hasta que Wálter Centeno decidió incorporar al hondureño Rubilio Castillo y los morados cambiaron de cara en la final.

Al catracho le bastaron 10 minutos en cancha para igualar el partido que su equipo estaba perdiendo en casa frente a los norteños. Rubilio ingresó en el 53′ por el volante Juan Gabriel Guzmán y en el 63′ ya tenía el partido igualado.

Castillo parece ser de esos depredadores del área, quienes sin ser vistosos anotan en la mayor parte de sus opciones frente al marco. De esos jugadores que todos los entrenadores añoran... salvo Wálter Centeno, por lo visto.

El goleador histórico del Motagua ha disputado 17 partidos en el Clausura 2019, marcó siete anotaciones, pero la mayor parte de los partidos los inicia sentado en la banca.

Paté solo ha metido de titular a Castillo en seis juegos y el hondureño tiene 710 minutos jugados, pero le basta para ser el goleador del equipo con siete festejos, mismos que Marvin Angulo.

“Gracias a Dios logramos empatar, nosotros queríamos ganar, pero yo siempre que ingreso trato de dar mi grano de arena. Este no es el resultado que queríamos, pero íbamos perdiendo, empatamos y ahora a ir a sacar un resultado positivo allá. Jugamos bien, generamos y ahora vamos a jugarnos la vida allá”, explicó el delantero hondureño.

Con la variante de Castillo, Centeno modificó su esquema con Johan Venegas y Rubilio Castillo en punta, lo que le generó muchas dificultades a la zaga visitante. Incluso, Luis Marín tuvo que echar mano de Fernando Brenes para formar una línea de tres defensores y así controlar los intentos tibaseños.

“Creo que el grupo está comprometido y sabe lo que nos estamos jugando. Se hizo un gran esfuerzo y ahora hay que pensar en el siguiente juego. Esto no está decidido, San Carlos es un gran equipo, pero nosotros como gran institución vamos a ir a hacer la hombrada allá”, detalló Castillo.

Saprissa necesita un resultado positivo en San Carlos para forzar a una gran final, por lo que un jugador como Castillo cobra más valor al ser tan efectivo de cara al marco rival.