Daniel Jiménez. 4 enero

El fútbol, como la vida, da muchas vueltas, en ocasiones nos lleva a los mismos lugares y si se antoja por momentos es indescifrable. Así se puede empezar a describir la historia de Aarón Cruz en Saprissa.

El portero llegó al club para el Verano 2017. En su primera campaña jugó más de lo que esperaba, según admitió en ese torneo. Para el Apertura 2017 inició como número uno, pero perdió la titularidad luego de tres partidos. Sin pensarlo jugó toda la cuadrangular por una lesión de Kevin Briceño y ahora empezará de nuevo como el estelar, en el Clausura 2018.

El portero Aarón Cruz jugó la cuadrangular pasada como titular. Foto: Rafael Pacheco
El portero Aarón Cruz jugó la cuadrangular pasada como titular. Foto: Rafael Pacheco

Cuando arribó al plantel, el titular era Danny Carvajal, pero la S peleaba dos frentes: campeonato nacional y Concacaf. Eso hizo que Carlos Watson variara su once en algunas ocasiones. Como resultado final, Cruz jugó ocho partidos.

Posteriormente, con la salida de Carvajal, el meta luchó por el puesto con Briceño y Darryl Parker. Al principio les ganó la carrera por adueñarse del marco, pero perdió la confianza del cuerpo técnico. Eso sí, no la seguridad en sí mismo.

Cuenta Roger Mora, preparador de porteros de los tibaseños, que lo que más lo sorprendió fue que aunque no jugara, se entrenaba igual o mejor y siempre decía la frase: “Estoy listo para cuando se me dé la oportunidad”.

Esa chance llegó y a la hora grande: en la cuadrangular. Cruz no desentonó, incluso si se quiere fue de lo mejor de la planilla en esta instancia final.

“Aarón terminó el torneo como estelar e hizo una muy buena labor, siempre se ha mantenido con un buen nivel y este es el premio a esa constancia. No es fácil para uno como portero saber que no hay chance de jugar, pero está el profesionalismo y el creer en uno mismo. Él siempre estuvo listo”, comentó Mora.

El preparador argumentó que a Briceño no lo quieren exponer, pues lo ideal es que se recupere al 100% con el objetivo de evitar malestares a futuro.

Briceño se adueñó del puesto desde la cuarta fecha y no lo soltó hasta la cuadrangular, cuando sufrió una lesión en el aductor de la pierna derecha.

“No queremos que tenga una recaída porque son lesiones complicadas. Un portero tiene que trabajar mucho esa zona al hacer saques de puerta, saques de volea, devoluciones, y el problema de él está en el aductor. Preferimos esperar que la lesión esté cicatrizada para que esté listo y no correr riesgo”, acotó.

Otro aspecto que consideró Mora es que el departamento de guardametas está equilibrado y es uno de los de mayor competencia en el plantel.

Fiel reflejo fue la puja entre Cruz y Briceño por la titularidad, sin desmeritar lo que hizo Darryl Parker, quien solo disputó un encuentro.

“Tenemos tres muy buenos porteros, con mucha proyección, todavía les falta más recorrido y madurez, pero tienen técnica, potencia y buenas cualidades, conforme vaya pasando el tiempo van a ir madurando y desarrollándose de una mejor forma. Es una competencia muy sana”, concluyó.

De esta manera, el destino vuelve a poner a Aarón Cruz en el arco del Monstruo, con competencia, pero como el número uno.