Juan Diego Villarreal. 22 diciembre, 2018
La adaptación de Gerardo Lugo en el Herediano no fue sencillo, al tener que lidiar con tres entrenadores en seis meses y acostumbrarse a las canchas sintéticas. Fotografía: José Cordero

El mexicano Gerardo Lugo espera finalizar su primera campaña con el Herediano levantando el trofeo de campeón del Torneo de Apertura 2018, como ya lo hizo en la Liga Concacaf.

Lugo, quien llegó esta temporada junto a Aldo Magaña y formó el cuarteto azteca al lado de Antonio Pedroza y Omar Arellano, en el Team, elevó su rendimiento en el momento más oportuno para el cuadro florense que este domingo, a partir de las 4 p. m. definirá el cetro frente al Saprissa en el reducto morado, tras igualar 2-2 en el compromiso de ida.

En su primera experiencia en nuestro país, Lugo de 33 años, fue pieza clave en la segunda fase del Torneo de Apertura 2018, ingresando de cambio, dándole control y solidez al mediocampo en los instantes más apremiantes del juego, logrando la regularidad anhelada en el esquema del técnico Jafet Soto Molina.

Con un inicio titubeante, el azteca logró solventar los altibajos, gracias a su excelente técnica y madurez, y se ha convertido en un recambio indispensable en el engranaje rojiamarillo. Además, en las decisivas tandas de penales frente a Saprissa y Alajuelense, por la segunda ronda del torneo, demostró sangre fría para ejecutarlos en los momentos decisivos.

“Me parece que mi cierre ha sido bueno. En lo personal creo que el balance general es aceptable de acuerdo a los minutos en cancha. Siento que he respondido sin llegar a mi máximo nivel y los minutos jugados muestran ese equilibrio en nuestro accionar”, comentó Lugo.

El azteca en la actual campaña disputó 22 de los 27 partidos con la escuadra rojiamarilla. Sumó un total de 1080 minutos en cancha (es el jugador número 13 con mayor cantidad de minutos jugados). Anotó un tanto ante Grecia en la primera vuelta.

“No debemos olvidar que en estos seis meses hemos tenido tres entrenadores y eso merma un poco la continuidad que uno pueda tener. También se dieron muchas rotaciones al estar jugando el torneo de la Liga Concacaf, donde salimos campeones, y estamos disputando la liga local. Debido a ello no tuve la estabilidad que uno quisiera y no me dejó llegar a mi máximo nivel tampoco”, argumentó Lugo.

El volante azteca tiene claro que salir airosos del Ricardo Saprissa no será sencillo, por lo que tiene claro que tienen que hacer un partido perfecto para no solo evitar que les anoten, sino también aprovechar las opciones de gol que les queden.

“Tenemos que jugar al máximo. Saprissa tiene varios jugadores que manejan el equipo, a los cuales hay que cortarles su intención de hacernos daño. Jugadores como (Christian) Bolaños, quien tiene trayectoria y puede cambiar el rumbo del partido, son a los que se les debe poner atención. Ellos van a tratar de hacer lo suyo, por lo que lo volverá un partido muy interesante”, rescató Lugo.