Fanny Tayver Marín, Daniel Jiménez. Hace 4 días

El torneo pasado llegó con el cartel de fichaje bomba manudo, pero se quedó en eso. Marco Ureña no logró marcar un gol en 489 minutos. En nueve presentaciones se fue en blanco y las críticas comenzaron a llegar.

Bueno... ese mismo atacante es el que hoy tiene a Alajuelense hoy como finalista del torneo de Apertura 2019.

El atacante Marco Ureña llegó esta noche a nueve goles en el torneo. Foto: José Cordero
El atacante Marco Ureña llegó esta noche a nueve goles en el torneo. Foto: José Cordero

Anotó doblete frente a San Carlos y sumó nueve dianas en la temporada aún con al menos dos partidos más por jugar en el campeonato.

Además, fue protagonista en la acción del tercer tanto, cuando aprovechó una corrida por la banda izquierda, centró el balón para Allen Guevara, quien sirvió para Jonathan McDonald.

Al ariete se le conoce por su velocidad y sus diagonales. Utilizó ambas herramientas para poner en serios aprietos a la zaga sancarleña, principalmente a Rudy Dawson.

Ureña fue un dolor de cabeza para el zaguero. Le ganó el duelo en una y otra vez.

“Estamos muy contentos por ver este ambiente en nuestra casa. Este es un paso más que damos en la lucha por nuestro objetivo. Fuimos contundentes en esta semifinal", comentó Ureña tras el compromiso.

Agregó que llegar a la final “es algo que hemos trabajado todos, merecemos estar ahí". "Nos queda demostrar porqué llegamos aquí”.

En la actual campaña, Marco ha estado en 20 presentaciones manudas para un total de 1.115 minutos.

Se ganó la confianza de Andrés Carevic como el centro delantero del equipo, posición en la que ha dicho se siente más cómodo.

Sus víctimas en las redes han sido Pérez Zeledón, Cartaginés, Saprissa, Grecia, Universitarios, Jicaral, Santos y San Carlos, este último por partida doble.

Con este panorama goleador, Ureña se centra en estar fino para la final del campeonato nacional, en la que el equipo rojinegro espera a Saprissa o Herediano.

Desde su presentación el 23 de enero dejó claro que amaba los colores rojinegros y deseaba marcar historia. Ahora, la ansiada copa número 30 está más cerca, nada más y nada menos que en el semestre del Centenario.

"Sé que es un año muy especial para el liguismo, y qué mejor que venir en un momento que todos queremos ser parte de la historia”, dijo el atacante en ese entonces.

Además, en aquella oportunidad, en la sala de prensa, Ureña recordó que siempre soñó con ser jugador de fútbol del equipo con el que hoy jugará una final.

“Hace 14 años llegué con mis papás a firmar un contrato de Liga Menor donde me abrieron las puertas, siempre soñé con ser jugador profesional y en Alajuelense me dieron esa oportunidad”, citó el delantero.