Fútbol Nacional

El 11 ideal de los jugadores menos valorados del fútbol tico

Son aquellos buenos o muy buenos futbolistas a los que han silbado, mandado al banquillo sin razón o simplemente son invisibles para la gradería pese a que su rendimiento habitual es alto

Redacción

Lo primero que debo aclarar en esta columna es el significado del término "menos valorado".

Llamo así a los jugadores que, por alguna razón ajena a su rendimiento habitual, no logran llenar los ojos de la afición o afianzarse en su club.

Es decir, son aquellos buenos o muy buenos futbolistas a los que han silbado, han mandado al banquillo sin razón o simplemente son invisibles para la gradería.
1. Víctor Bolívar: Juega con el modesto Carmelita, pese a que fue el cancerbero con más paradas de la última campaña. También fue el tercer portero con mejor porcentaje de remates detenidos, con relación a los goles.

Se le rescindió el contrato en Saprissa sin ninguna razón deportiva de peso, ya que su rendimiento no daba razón para hacerlo. Luego fue fichado por Herediano, en donde ni siquiera le dieron la oportunidad de jugar un solo partido, aunque viniera precedido de un excelente rendimiento en Santos y Puntarenas. Su gran temporada sí fue premiada por Óscar Ramírez, quien lo llamó a la Sele para disputar el microciclo previo al cotejo ante Nicaragua.

Para colmo de males, durante casi un año le silbaron e insultaron en la mayoría de estadios, aduciendo razones personales ajenas a su capacidad bajo los palos.

2. Alvin Benneth: Nunca se escucha el nombre del zaguero limonense cuando se abre el mercado de piernas, pero su rendimiento le ha valido ser el hombre más regular de la retaguardia caribeña en los últimos dos años.

En el Invierno 2013 jugó 21 partidos, en el Verano 2014 jugó 19 compromisos, en el Invierno 2014 afrontó 13 juegos, en el Verano 2015 fue titular en 12 encuentros y en el último certamen, en que Limón avanzó a semifinales, disputó 21 cotejos. Debutó con solo 18 años en la Primera y actualmente es indiscutible en el once de Horacio Esquivel. También fue un convocado habitual en la Selección Sub-23.

3. Heyreel Saravia: El defensor central inició su carrera con Santos de Guápiles, en donde jugó 35 partidos en tres torneos cortos, siendo uno de los hombres más regulares de la planilla. Esto le valió ser fichado por Herediano, que lo mandó al banquillo en su primera campaña y solo lo utilizó en tres juegos. Sin embargo, en el siguiente torneo, el Verano 2015, recibió la oportunidad y no la desaprovechó; jugó 12 partidos como titular con un rendimiento alto, conformando hasta ese momento la defensa menos vencida del certamen.

No obstante, se lesionó y cuando volvió a las canchas, Herediano lo envió a préstamo a Belén sin razón. Con este equipo se afianzó de nuevo y sumó 15 cotejos como estelar en la última campaña. Óscar Ramírez lo llamó para disputar el cotejo amistoso ante Venezuela.

4. Verny Scott: Ha jugado de lateral izquierdo y derecho, de volante por ambos costados y hasta de delantero en Herediano. Pese a que se ve opacado por la mayoría de figuras del Team, es el típico jugador cumplidor, que no desmaya nunca. Desde que volvió a Herediano en el 2013 sus números son convincentes. En el Invierno 2013 jugó 17 partidos, en el Verano e Invierno 2014 disputó el mismo número de cotejos. En el Verano 2015 afrontó 13 juegos, y en su última campaña actuó solo en seis compromisos, pero casualmente regresó al once para disputar la fase decisiva ante el Saprissa. Es uno de esos futbolistas que corre como pocos y se faja en las labores defensivas y de proyección por la banda, pero no suele ser de los más aplaudidos.

5. Ariel Rodríguez: ¿Quién más criticado por la afición manuda que el volante Ariel Rodríguez? Luego de salir de una lesión, volvió para disputar el juego de vuelta de la última final ante Saprissa, en donde mostró, quizás, su peor rendimiento. Sin embargo, su funcionamiento táctico ha sido clave para la Liga desde que regresó al club. Con Óscar Ramírez era indiscutible en la generación de juego y recuperación.

Aunque un sector de la afición manuda lo tilda de lento, es uno de los pocos volantes mixtos del país con buen pase largo. En el Invierno 2015 jugó 17 partidos, en el Verano 2015 disputó 19 cotejos y en el Invierno 2014 estuvo en 18 compromisos, siendo uno de los hombres más regulares de la plantilla de la Liga. Pese a ello, lo echaron del equipo. Un detalle no menor es que los últimos tres entrenadores de la Selección Mayor lo convocaron en al menos una oportunidad. Jorge Luis Pinto, Paulo Wanchope y Óscar Ramírez contaron con él para vestir la casaca patria.

6. Júnior Alvarado: En el Invierno 2011, el timonel florense Marvin Solano le dio regularidad, y el futbolista le devolvió la confianza con un juego de ida y vuelta, pundonor en la marca y creación de juego. Fue ese su mejor torneo pues disputó 10 partidos como titular y fue vital para que el Team llegara a la gran final. Pese a que Solano catalogó su rendimiento como "excelente" en ese momento, en el torneo posterior volvió al banco debido al cambio de entrenador. Alvarado es uno de esos futbolistas que casi siempre juega bien, pero que los técnicos han prescindido de su fútbol debido a la alta competencia en el puesto. Cuando Gabriel Gómez llegó al Team, su situación empeoró y en este certamen fue dado a préstamo a Belén. Curiosamente, Óscar Ramírez lo convocó para disputar el cotejo amistoso ante Venezuela.

7. Rónald Mauricio Montero: Desde que Cartaginés lo sacó del equipo en el 2009, su rendimiento ha venido en alzada. Su fútbol no es vistoso, al contrario, hay que asistir al estadio para observar la manera en que se mueve entre líneas, la función táctica que cumple para colaborar con la defensa en la salida e incluso colocarse en la línea de retaguardia como un defensa más cuando se produce un cambio de sistema. Desde que llegó a la U en el Invierno 2013, ha disputado cinco torneos y en ninguno de ellos jugó menos de 20 partidos como titular. Óscar Ramírez lo convocó para disputar los juegos amistosos ante Nicaragua y Venezuela, destacando ese estilo "invisible". Su nombre quizás es lo único llamativo, como bien lo aclaró Machillo en su último llamado: "Llamé a Mauricio Montero pero no al Chunche", dijo.

8. David Guzmán: Bien lo definió Adolfo Machado como "el hombre que le da equilibrio al equipo". Guzmán es un pilar en el mediocampo de la S, pero la afición se resiste a quererlo. Todavía hace apenas un torneo se ganó algunas silbatinas en la Cueva por dar un mal pase. En el último certamen, pese a que no pudo disputar todos los cotejos por lesión, realizó cuatro asistencias a gol.

Sin duda, el torneo en que se afianzó fue el Verano 2014, cuando jugó 22 partidos como estelar y fue la figura más regular del club. Luego de ello, no ha salido del once y ha sido vital para la obtención de los últimos tres títulos de Saprissa. Además, es un hombre habitual en las convocatorias de Selección, tanto en las listas de Paulo Wanchope como de Óscar Ramírez.

9. José Adrián Marrero: Rápido y habilidoso, Marrero es el jugador con más protagonismo en el ataque de Carmelita. Con los de la barriada jugó 19 duelos en el Invierno 2012, 21 en el Verano 2013, 22 en el Invierno 2013, 21 en el Verano 2014, 18 en el Invierno 2014 y 20 en el Verano 2015. ¡Muy regular!

Puede jugar como mediapunta, como volante derecho y de delantero. Tan solo en la primera fecha del certamen apareció con un gol de buena factura ante Herediano, tras un gran contragolpe. No obstante, en Cartaginés no lo aprovecharon en el último torneo, pese a que cada vez que entró al campo, generó peligro. Con los brumosos solo disputó 10 cotejos y luego fue cedido al plantel alajuelense, ¿Por qué?

10. Francisco Rodríguez. ¿Para qué la Liga contrató a un delantero argentino, sin cartel internacional y con apenas seis goles en su único año en el fútbol profesional, si en sus filas tenía a Francisco Rodríguez?

El joven de 23 años y 1,82 m de estatura ya demostró su calidad en Carmelita. Fue dado a préstamo al equipo de la barriada en el Verano 2014 y anotó 6 goles en 18 partidos como titular. También fue uno de los goleadores del ya extinto proyecto de Alajuela Júnior en la Liga de Ascenso. Pese a que mostró un rendimiento alto en el Carmen, Rodríguez volvió a la Liga para ver los partidos desde las gradas o el banquillo.

En el Verano 2015 solo jugó 5 partidos y en el torneo anterior dos cotejos. Actualmente, la Liga está valorando darlo a préstamo de nuevo.

11. Rándall Brenes. Amado por la afición brumosa... no así por el resto de equipos. Chiqui ha recibido críticas profundas por sus llamados a la Sele, pese a que cumplió a cabalidad las funciones tácticas que le encomendó su entrenador. Por ejemplo, en Brasil 2014 Jorge Luis Pinto lo utilizó por la banda derecha en el juego contra Grecia para darle un respiro a la Sele, cuando Costa Rica se quedó con un hombre menos tras la expulsión de Óscar Duarte. El rendimiento de Chiqui fue extraordinario, pues frenó los embates griegos cuando más sufría Costa Rica por ese carril. Ahora, ¿realmente un futbolista malo podría jugar una fase final de un mundial mayor y rendir de esa manera? Yo lo veo imposible. Bien lo definió Pinto como uno de los jugadores que mejor le cumplían tácticamente.

En Cartaginés su rendimiento también ha sido alto. Ha sido en dos ocasiones el mejor goleador del certamen (en el 2004-2005 con 16 tantos y en el Invierno 2011 con 13 goles), y en la última campaña jugó 20 partidos y celebró en ocho oportunidades. Pese a que no siempre juega como delantero, Chiqui rinde, tanto de mediapunta, como de extremo o volante.