Esteban Valverde.   19 noviembre, 2018
Eduardo Li, expresidente de la Fedefútbol, salió el 7 de octubre de la Corte del Distrito Este de Nueva York en Brooklyn, Estados Unidos, junto a su hija Andrea.

El expresidente de la Federación Costarricense de Fútbol, Eduardo Li, afirmó en una entrevista con el programa Matices de Radio Monumental, que no tiene ningún cómplice tico en los hechos por los que fue sentenciado en Estados Unidos, el pasado 13 de noviembre.

Li recalcó, en compañía de su abogado, Róger Guevara, que él actuó solo.

"No hay nadie involucrado de Costa Rica, local. ¿Por qué? Pues bueno por la simple razón de que no era necesario, eso me lo ofrecieron a mí y ya, no tenía porque decirle a nadie", manifestó.

El exjerarca del ente federativo también añadió que su intención es regresar al país, además de que aclaró que los delitos por los que fue juzgado por la Justicia de Estados Unidos no están tipificados en Costa Rica.

Esa versión de Li también fue secundada por su abogado, quien argumentó que el término soborno es diferente en Estados Unidos y Costa Rica.

Guevara agregó al respecto: “Es importante aclarar que el término soborno en Costa Rica está dedicado para un delito cuando yo le pago a un traductor o un perito para que mienta, el término soborno está regulado bajo el cohecho propio, la particularidad de este delito es que tiene que ser un funcionario público. El delito de soborno entre privados llámele dádiva o regalía no es delito en Costa Rica”.

Ver más!

Li y su abogado insistieron en que los dineros los aceptó luego de firmados los contratos y no como un requisito o estímulo para llegar a esos acuerdos. En el mismo sentido, reiteró que nunca solicitó nada a cambio de acuerdos.

“Nunca pedí, me ofrecieron y ese fue mi gran error. Yo nunca solicité dinero por firmar algo, simplemente llegaron...”

Además, su abogado Roger Guevara, enfatizó que en Costa Rica, la dádivas solo son delito en el secto público, no en el privado: “Nosotros no estamos minimizando en lo absoluto. ¿Qué es lo que pasa en Estados Unidos? Esas actuaciones en privado sí son delito si no se le comunican a las empresas. Si uno lee las acusaciones a Eduardo lo que le recriminan es no decirle a la Federación”.

Según Eduardo Li, los cuatro pecados que cometió fueron: recibir una regalía por la exitosa negociación del cambio de patrocinador del uniforme, también recibir una dádiva de una empresa que le dijo que buscaba hacer ‘looby’, entablar buenas relaciones, lo cual “es normal”, según Li, recibir otra dádiva por dineros del Mundial Femenino Infantil y por la realización de unos amistosos previo al Mundial de Brasil 2014.

Consultado sobre cómo cayó en los delitos, el expresidente de la Fedefútbol hizo un repaso de sus éxitos, antes de concluir: “el éxito no supe manejarlo”.

“Antes de 2014 yo entro a la Federación, en 2007 cuando asumo era una Federación quebrada, luego trabajamos muy fuerte hasta 2014 y pasamos de un déficit de $2,5 millones a un patrimonio de $16 millones. De 2007 a 2014 se hizo un manejo empresarial de la Federación. A mí me gusta el fútbol, pero yo no busqué la Federación de Fútbol, pero me la ofrecieron dos veces, cuando llego encontré grandes problemas”.

“Entonces el éxito no supe manejarlo, ese manejo se me arrimó mucha gente ofreciéndome cosas y ahí fue mi gran pecado, lo reconozco, lo hice ver y reconocí mis errores puntuales, ellos (la Fiscalía de Estados Unidos) tenían dos hechos, yo agregué dos errores más que cometí. Yo pagué mis errores. Nosotros después del 13 de noviembre solicitamos que le dieran esta información al Ministerio Público de Costa Rica, porque sabemos que hay una causa allá y queremos estar a la orden”, dijo, quien aún se encuentra en Estados Unidos.