Fútbol Nacional

Douglas Sequeira confiesa la procesión que llevó por dentro durante el Grecia - Saprissa

El técnico de San Carlos cuenta por qué no festejó el segundo gol de Grecia y cómo digirió finalmente la eliminación de su equipo, el castigo que los deja afuera de semifinales y le da el pase a Saprissa

Estuvo atento a cada jugada, a todas las ocasiones de gol, el tiempo se le hizo eterno, parecía no avanzar y con ese 2 por 0 en favor de Grecia sobre Saprissa guardaba la esperanza de ver a San Carlos metido en semifinales.

Junto a su cuerpo técnico, Douglas Sequeira siguió el minuto a minuto del partido entre Grecia y Saprissa. Ahí en el salón VIP del estadio Carlos Ugalde, todos gritaron de la emoción con el 2 a 0, el segundo tanto griego que hincaba a los morados. Todos festejaron menos Douglas Sequeira. Él solo atinó a dar un sorbo a la botella con agua que nunca soltó durante el juego.

“La tensión la llevaba por dentro, es algo que no podía controlar, no podía ser expresivo”, dijo Sequeira, quien confesó a La Nación estar muy dolido por el final de la historia, más bien por el inicio de la eliminación, ese castigo que no solo le quitaba un punto ganado en la cancha, para darle el triunfo a Alajuelense en la mesa, sino que resolvía en contra de San Carlos cualquier empate en puntos en la tabla con cualquier equipo (como sucedió con Saprissa este lunes).

“Me duele más ahora que el día que nos dieron la noticia”, afirma Douglas, quien se refiere a la sanción por la presencia en el banquillo de su asistente Víctor Abelenda con una sanción pendiente, recién expulsado en un juego de liga menor.

“Eso siempre lo tuvimos en contra y ahora que estamos fuera duele y bastante. Nos queda de experiencia y me duele por los jugadores, quienes hicieron un gran trabajo, hicimos un torneo respetable”, expresó Douglas.

De no haber sido por ese desliz, San Carlos habría clasificado en lugar de Saprissa. Incluso con el punto perdido, los norteños hubiesen ganado el desempate, por tener un gol a favor más que los morados, pero el castigo no distingue goles: cualquier empate lo perdía.

“Pudimos estar adentro, terminamos con 34 unidades y a solo un punto del segundo lugar, pero al final no nos alcanzó”, indicó el timonel.

Gritos y abrazos iban y venían cuando Grecia derrotaba 2 por 0 a los saprissistas, la derrota le daba el pase a los “Toros Del Norte”, pero en un abrir y cerrar de ojos, Christian Bolaños dictó sentencia.

“Lo vi (el partido) tranquilo y con el 2 a 0 no me emocioné, porque soy intenso cuando puedo controlar las cosas. Dirigiendo me ven que me muevo de un lado a otro, grito y doy instrucciones porque soy el técnico, pero no soy el entrenador de Grecia, no estaba ahí y no podía controlar nada, aunque reconozco que con ese 2 por 0 pensé que sí se nos podía dar”, destacó Sequeira.

Ahora el estratega norteño planeará el futuro, visualizará el próximo campeonato, espera que San Carlos logre el protagonismo y avance a la recta final.

De momento, y espera que por esta vez, verá desde afuera las semifinales, esos partidos en los que se juega con otras reglas: “En estas fases es otro torneo, pero el primer partido va a marcar mucho; en ese primer juego la estrategia y la localía pueden decidir”, señaló Douglas.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.