Cristian Brenes. 14 enero

Desde que dio sus primeros pasos como profesional con Alajuelense destacó por su talento, habilidades que lo llevaron a España, Guatemala, le permitieron fichar con Saprissa, probar en Perú, regresar a Costa Rica y militar en Herediano. Diego Estrada emergió como figura, pero a sus 30 años queda la sensación de que puede dar más. Tras fichar con Cartaginés afirma que no llega de paso.

Luego de militar con Grecia y La U, el creativo tuvo la oportunidad de regresar a un equipo tradicional. Su objetivo es ser más constante, según dijo. Estrada resaltó que es un futbolista maduro, con metas claras y con un deseo inmenso de ser campeón con los blanquiazules, algo que sería muy distinto a lo que ya vivió al levantar el centro con la Liga y con la S.

El reto del mediocampista es mayúsculo, más aún que entre el 2018 y el 2020 ya suma cuatro clubes y le ha sido difícil afianzarse.

¿Qué significado tiene el volver a un equipo grande?

Me gusta, siempre he estado acostumbrado a estar en equipos que tienen como objetivo pelear por el título. Por esto mismo vine acá y estoy bien contento, sé lo que representa estar en una institución como esta.

Son pocos los jugadores que han defendido la camiseta de los cuatro tradicionales, ¿qué le deja el lograr esto y por qué le ha costado consolidarse?

Es bonito, eso dice que he hecho las cosas regularmente bien, porque he estado en los cuatro equipos tradicionales. No es fácil estar en un equipo grande y yo he estado en los cuatro. Soy consciente que tengo que esforzarme más y trabajar más, porque no quiero ser de paso.

”Eso sí, en esta institución para no ser de paso hay que hacer cosas diferentes, clasificar después de cinco años sin hacerlo y pelear por el título. No vine acá de paseo, quiero hacer cosas importantes y el grupo que se conformó y el cuerpo técnico que se tiene es muy ganador. Pensamos 100% en el campeonato y en clasificar”.

¿Qué tan diferente ve el fútbol ahora, ha madurado?

Tengo 30 años, soy un jugador experimentado y es diferente a como ven todo los jóvenes. Ahora uno maneja más el ritmo y son aspectos que le dan las horas canchas.

”Con lo de la madurez, lo que pasa es que hasta una persona de 50 años tiene un comportamiento inmaduro algunas veces. Vea que hasta los 30 años me expulsaron y fue por reclamar, pero no soy un jugador inmaduro. Cometemos errores a cualquier edad, nos desconcentramos, se dice una palabra que se debe o se reclama, pero es un error que no se puede cometer, no es inmadurez.

Diego Estrada (30) debutó con Cartaginés en la primera fecha del Torneo de Clausura 2020. El volante ingresó de cambio en el empate 2 a 2 ante Santos y disputó 28 minutos. Fotografía: Jorge Castillo.
Diego Estrada (30) debutó con Cartaginés en la primera fecha del Torneo de Clausura 2020. El volante ingresó de cambio en el empate 2 a 2 ante Santos y disputó 28 minutos. Fotografía: Jorge Castillo.

Ha cambiado mucho de equipo y en el pasado reciente tuvo expulsiones con castigos fuertes. ¿Qué le ha hecho falta a Diego Estrada para ser más constante?

Tengo dos expulsiones en mi carrera y las dos me llegaron a mis 30 años. Sé que no puedo reclamarle a los árbitros, porque por eso se dieron las dos rojas. Una fue injusta, porque para castigarme por seis partidos es como si le hubiera pegado al árbitro.

”Sé que tengo que ser más constante y más regular, es lo que me hace falta y voy a trabajar fuerte. Vengo a un equipo donde no me puedo relajar, hay una planilla muy talentosa, con dos o tres por puesto y no hay chance para relajarse. En el primer partido no empecé jugando, cuesta mucho entrar al equipo y los minutos que me den debo aprovecharlos”.

¿Por qué fichar con Cartaginés?

Porque uno viene a Cartago y siempre está la afición y se ve el estadio lleno. Uno va a Saprissa, Alajuela o Heredia y el estadio está lleno cuando las cosas están bien, pero cuántos años tiene Cartaginés de sufrir y de llevar palo y de igual manera la afición está en todos los torneos, vienen a apoyar y están con una nueva ilusión.

”Obviamente tienen derecho a criticar y exigir, pero eso una afición muy fiel. Para mí es la afición más fiel, no la más grande, pero sí la más fiel, porque es un equipo grande que hace mucho no gana un torneo, ha sufrido y de igual manera ahí están. A uno como futbolista le gusta esto. Además, ya había estado en equipos grandes y me faltaba este. Hernán lo dice muy claro, quedar campeón acá debe ser algo de locos. He sido campeón en Saprissa y en la Liga, pero en Cartaginés sería muy diferente”.

¿Qué ha aprendido de todos los pasos que ha tenido por equipos grandes y chicos?

De todo se aprende, de cada equipo uno saca los pro y los contra. Uno debe de ser realista, hay cosas buenas y malas y esto lo hace madurar a uno como futbolista y como persona. Ahora tengo la posibilidad de venir a esta institución, había tenido varios acercamientos y no se lograron concretar antes. Estoy mentalizado en lo que es este equipo y en el lugar en el que debe estar.

¿Cuánto añoraba volver a sentir la presión de un equipo tradicional?

Este equipo es particular, tiene su mística y sus detalles. La afición está deseosa y se merece más, siempre que vengo acá veo a la afición apoyar y el estadio lleno, son factores que me llamaron la atención para venir. Nosotros como jugadores tenemos que devolverle todo esto a una afición que tanto quiere un título y buenas actuaciones.

¿Desde cuándo lo viene buscando Cartaginés?

Durante mucho tiempo tuve acercamientos, no con esta directiva, sino antes. Siempre me había picado el gusanito de venir, pero tenía contrato y no se daba. En esta ocasión me buscaron terminando el torneo anterior, hablaron con mi representante y todo fue muy fácil.

¿Cómo se sintió en su debut oficial?

Estoy contento con el debut, desde que llegué añoraba jugar el primer partido. Quería que el primer juego fuera una victoria, pero igual estoy feliz de estar acá y quiero aportarle muchísimo más a esta institución.