Por: Fiorella Masís.   3 enero

Desde el Mundial de Egipto 2009 el nombre de Diego Estrada quedó grabado en los amantes del fútbol. Antes de ese campeonato, ya muchos sabían de su talento, pero ahí lo confirmó.

Diego Estrada durante un clásico nacional entre Alajuelense y Saprissa, en diciembre de 2013.
Diego Estrada durante un clásico nacional entre Alajuelense y Saprissa, en diciembre de 2013.

Capacidad nunca le ha faltado, señalan quienes lo conocieron. Sin embargo, hubo otros factores que pesaron para que hoy sea el recuerdo de una promesa.

Pero ese volante con una zurda envidiable tiene otra oportunidad para relanzar la carrera, que muchos esperan desde el 2010, cuando estaba en la Liga.

Pasó sin éxito por el Real Zaragoza, encontró estabilidad en el Comunicaciones de Guatemala y volvió al país con Saprissa, para el Verano 2013, con lesiones y un desempeño cuestionable.

El Melgar de Perú y nuevamente el Comunicaciones fueron intentos para retomar el protagonismo perdido. Nada cambió.

Herediano es ahora la puerta que se le abre al volante. Nada despreciable, pues pese a su bajo rendimiento, se vestirá otra vez con la camisa de un equipo grande.

Para Edson Soto, asistente de Rónald González en la Selección que compitió en Egipto, el punto negro en la carrera de Estrada ha sido por actitud.

Soto considera que si finalmente logra reunir su talento con una mejor disposición, el Team puede significar el ascenso que se espera desde hace casi siete años.

“Espero que con Jafet Soto se pueda convencer de todas las condiciones que tiene y le dé un poco más al fútbol porque el fútbol le ha dado mucho y él al fútbol poco. Hay jugadores que han tenido que sufrir y se les ha visto el sacrificio, a Diego le falta eso. Si en Herediano le sacan todo el potencial, bien podría ser el sustituto de Bryan Ruiz en la Selección”, mencionó Soto.

Su recorrido, bueno o malo, también podría darle al fin la experiencia de la que ha carecido.

Con 28 años y cinco equipos encima, parece ser la hora para demostrar que aún está a tiempo de brillar.

Mauricio Chunche Montero, asistente técnico de la Liga mientras Estrada estuvo ahí, asegura que dependerá de él si decide poner lo vivido a favor.

“Con 26-27 e incluso 28 años no se está viejo, pero tampoco joven, él tiene que saber cuál es el camino que debe retomar. Al principio siento que tenía mucha presión, se esperaba mucho, tanto en la Liga y en Saprissa. Ahora con la experiencia puede que no sienta eso”, apuntó.

La capacidad de soportar y de sacrificarse serán características fundamentales si quiere triunfar en la casa rojiamarilla, pues la amplia planilla le hará el trabajo más difícil.

“Es duro, por el plantel al que va. Tiene que poner de su parte y tomar el ritmo lo más rápido posible”, agregó Montero.

Para el exjugador y técnico nacional, Paulo César Wanchope, el talento sigue estando en los pies del mediocampista.

Cree que la expectativa puesta sobre él estuvo sustentada en un fútbol de calidad, “que todos sabemos puede dar”.

Pero al igual que sus colegas, Chope asegura que la ambición determinará el resto de la historia: seguir siendo un jugador más o consolidarse.

“Han sido factores que solo él sabrá, ojalá que todos estos años de inestabilidad los sepa canalizar ahora por su bien. Si todavía quiere estar al alto nivel y volver a la Selección, tiene que competir a ese nivel y trabajar duro, esforzarse”, comentó.