Steven Oviedo, Cristian Brenes. 25 agosto

Después de cinco fechas y dos juegos de la jornada seis, lo que se traduce en 32 partidos y 2.880 minutos, llegó el primer empate sin goles en el Torneo de Apertura 2018.

Herediano y Cartaginés rompieron la racha que se arrastraba en un campeonato en el que el gol era protagonista y en todos los escenarios se había hecho presente hasta ahora, al punto que se contabilizan 97 anotaciones y un promedio de 3,03 por duelo.

El brumoso William Quirós (blanco) se empleó a fondo para quitarle la pelota al florense Jimmy Marín, en el empate 0 a 0. Fotografía: Albert Marín.
El brumoso William Quirós (blanco) se empleó a fondo para quitarle la pelota al florense Jimmy Marín, en el empate 0 a 0. Fotografía: Albert Marín.

Eso sí, a florenses y brumosos no se les puede criticar por no intentarlo; todo lo contrario, las emociones se dieron, el duelo fue atractivo y solamente faltó ajustar la definición.

El Team contó con dos disparos directos y nueve desviados, mientras que los blanquiazules tuvieron tres remates con dirección a portería y ocho por fuera.

Sin embargo, el haber dejado un buen sabor de boca no le sirve de mucho a ninguno de los dos clubes. Los heredianos le dejaron abierto el camino al líder Saprissa para que amplíe su ventaja y también pusieron en riesgo el tercer lugar. Carmelita y Alajuelense podrían sobrepasarlo hoy.

“Nos faltó un poco de claridad en el último cuarto, incluso tuve una en la que debí anotar, pero hay que darle mérito al portero. Queríamos ganar, hicimos todo para ganar, pero Cartaginés hizo su juego, plantearon un buen partido. Debemos ajustar en ataque, necesitamos ser más contundentes”, señaló el volante Rándall Azofeifa.

Por su parte, Cartaginés acumuló su cuarta igualdad en el certamen y más allá de que puntuar fuera de casa es positivo, también suman cuatro choques sin sacar la victoria, lo que los tiene en el octavo lugar con solo siete unidades.

“Las cosas salieron de buena manera en lo individual y en lo grupal. Nuestro estilo de juego es tocar la pelota, salir jugando e intentar armar buen fútbol desde atrás, es lo que nos pide el profesor y lo estamos haciendo”, indicó el arquero Darryl Parker.

El primer empate sin goles llegó en el Apertura y para verlo pasaron más de cinco fechas, a diferencia del Clausura 2018 cuando se dio en la tercera.