Por: Fanny Tayver Marín.   5 marzo
El defensor morado Jordan Smith disputa un balón con el manudo Luis Garrido en el clásico del 28 de enero que ganó Saprissa por 3-1 en el Estadio Nacional. Fotografía: Albert Marín
El defensor morado Jordan Smith disputa un balón con el manudo Luis Garrido en el clásico del 28 de enero que ganó Saprissa por 3-1 en el Estadio Nacional. Fotografía: Albert Marín

El clásico entre Alajuelense y Saprissa, que estaba previsto para el domingo 25 de marzo a las 11 a. m. en el Morera Soto, se pasa de fecha.

La Junta Directiva de los rojinegros acordó, en su sesión de este lunes por la noche, que el duelo entre el León y el Monstruo se trasladará para el 11 de abril, a las 4 p. m.

De momento, la intención de los erizos es que se pueda efectuar en la casa manuda, aunque eso parece muy complicado.

La Liga deja todo en manos de la Fuerza Pública, porque si ese día no pueden garantizar la suficiente cantidad de efectivos en Alajuela, el partido se llevará a la cancha alterna, que es el Estadio Nacional, según informó el presidente del club, Fernando Ocampo, en su cuenta de Twitter.

El problema para la Policía es que el 11 de abril, en Alajuela, se realiza el desfile en que se conmemora la gesta heroica de Juan Santamaría contra los filibusteros, ocurrida en Rivas, Nicaragua, en 1856, al que incluso asiste el presidente, Luis Guillermo Solís.

Por ese motivo, los oficiales deben dar vigilancia para resguardar la participación de los escolares y colegiales.

La oficina de prensa de Alajuelense explicó que el traslado de fecha al 11 de abril obedece a que "el 25 de marzo es el inicio de la Semana Santa y también está muy cerca del día de la elección presidencial (1.° de abril). Por lo tanto, acordamos que es mejor trasladarlo para el 11 de abril".

Al postergar el juego, ambos equipos se garantizan que contarán con sus planillas completas, pues es probable que Óscar Ramírez convoque jugadores manudos y tibaseños a la Selección Nacional para los fogueos del 23 de marzo contra Escocia, en Glasgow, y del 27 de marzo ante Túnez, en Niza (Francia).

En términos económicos, a los rojinegros les beneficiaría que el clásico se juegue en el Nacional, tomando en cuenta que para el primer pulso del año entre morados y manudos, que se disputó el 28 de enero en esa sede, Saprissa recaudó una taquilla de ¢204,3 millones, según reporta la Unión Nacional de Clubes de Fútbol de la Primera División (Unafut).

A ese encuentro acudieron 30.521 aficionados.

Para el último clásico que se jugó en el Morera Soto en el torneo anterior, la Liga metió a sus arcas una cifra de ¢49,1 millones, con 16.682 espectadores.

En redes sociales abundan las súplicas de los aficionados hacia Fernando Ocampo para que este partido contra Saprissa sea en la gramilla híbrida del estadio manudo.

Sin embargo, todo dependerá de la respuesta que la Fuerza Pública les dé a los liguistas.