José Pablo Alfaro Rojas. 21 julio
Alexander Vargas, odontólogo y ahora técnico de Guadalupe. Fotografía: Guadalupe.
Alexander Vargas, odontólogo y ahora técnico de Guadalupe. Fotografía: Guadalupe.

Odontólogo de profesión y hasta hace poco asistente técnico de Geiner Segura, el nuevo timonel de Guadalupe, Alexander Vargas, reconoce que algunos de sus futbolistas también son sus pacientes, o al menos lo eran, pues admite que todo podría cambiar.

"Vamos a ser si van a seguir conmigo ahora", dijo Vargas, con una sonrisa.

El entrenador optó por dividir su tiempo entre su clínica odontológica en Belén y el desafío de sustituir a Geiner Segura en el banquillo josefino, una oportunidad que se le abre después de una larga estancia como auxiliar técnico.

Fue asistente de Daniel Casas, José Giacone, Fernando Palomeque, Luis Fallas, Antonio Abasolo y recientemente Segura, del que espera seguir su línea de trabajo.

Vargas confiesa que no hará grandes cambios en la metodología de entrenamiento ni tampoco en la forma de juego que implementó Segura en los últimos dos años.

Por el contrario, desea incluir pequeñas pinceladas propias dentro de una estructura ya construída por el hoy asistente técnico de Alajuelense.

“Espero seguir una línea parecida a la de Geiner, no nos vamos a brincar un trabajo excelente. Una de nuestras fortalezas fue la parte defensiva; Guadalupe fue el equipo que menos goles recibió y mantuvimos el marco en cero en 11 fechas. Tenemos la premisa de ser muy seguros atrás”, recalcó Vargas.

Alexander Vargas, nuevo timonel de Guadalupe. Fotografía: Guadalupe.
Alexander Vargas, nuevo timonel de Guadalupe. Fotografía: Guadalupe.

En una conferencia de prensa vía Zoom, Vargas se notó feliz y alegre con la oportunidad e insistió en que, con una buena organización, puede cumplir en sus dos labores.

Aún así, reconoció que en ocasiones tendrá que hacer sacrificios en sus horarios para llenar todas las expectativas de su equipo y a la vez de sus pacientes.

"Le tengo mucho respeto a los pacientes, si tengo que atender solo un paciente a las 10 de la noche lo voy a hacer, sé que requiere más tiempo. Lo importante es que pueda cumplir de buena forma", añadió Vargas.

Se le consultó, puntualmente, si es más rentable ser entrenador de Guadalupe, que trabajar la mayoría del tiempo como odontólogo.

Además de querer cumplir el sueño de ser entrenador, Vargas dice que todo depende de la planificación y de las horas de trabajo que le dedique a ambas profesiones.

“Para nadie es un secreto que la carrera de odontología es muy favorable económicamente, pero hay que estar actualizándose. Entre más, trabaje hay más ingreso; entre menos trabaje, también se ve reflejado”, agregó.

Vargas, exjugador de Primera División oriundo de Tilarán, asumirá su primer reto con la consigna de que Guadalupe siga siendo un club protagonista.