El carismático dirigente florense vivió con mesura su primer día como campeón

Por: Randall Corella V. 27 mayo, 2013
 David Patey (centro) levantó el sábado el trofeo de campeón del Torneo de Verano, junto con el expresidente herediano Aquil Alí. | MEYLIN AGUILERA
David Patey (centro) levantó el sábado el trofeo de campeón del Torneo de Verano, junto con el expresidente herediano Aquil Alí. | MEYLIN AGUILERA

Afónico, trasnochado y cansado, pero más feliz que nunca, David Patey vivió con cierta tranquilidad sus primeras horas como campeón del futbol nacional.

Ayer, después de asistir a la iglesia y a punto de emprender el camino hacia el aeropuerto, el administrador del Club Sport Herediano habló con mesura sobre la corona que el equipo consiguió en una infartante final ante Cartaginés.

“Hubo momentos en los que debía pellizcarme para creerlo. Cuando llegamos a penales, sabía que es una lotería, que quien cobró un penal 15 veces sin fallar puede equivocarse ahí, así que cuando Minor (Díaz) anotó el último fue increíble, ver el estadio y el apoyo de los aficionados, fue espectacular”, recordó en la tranquilidad de su oficina.

Las primeras horas del domingo las pasó subido en un carroza, celebrando por las calles heredianas. Los gritos y el frío de la madrugada terminaron convirtiendo su voz en un susurro apenas audible.

Quizá fue un poco irresponsable con su salud, lo reconoce, pero tenía que festejar con los suyos el haber logrado un campeonato en el que no dejó de creer.

“El día del partido sentí una confianza total. No soy de esos que dicen ‘gracias a Dios’ porque piensan que Dios quiere a un equipo más que otro. La confianza que sentí no era en un poder sobrenatural, era en los jugadores; el partido en Cartago tocó su orgullo y sabía que darían más del 100%”, afirmó.

Con un remontada de ensueño, los futbolistas no defraudaron la confianza del hombre al que muchos heredianos atribuyen el rostro de campeón que luce el Team.

Patey reconoce que algunas cosas cambiaron desde su llegada al club herediano, hace unos meses, pero rehusó a considerarse el principal responsable del título.

“No me siento responsable, me siento parte del equipo. Los jugadores hicieron su parte, la afición hizo la suya, la administración también; esto es un equipo, nadie es único responsable del título, ningún jugador, aficionado, patrocinador o administrador. Lo que vi en estos meses es que cada uno tiene su papel y ese papel es clave al éxito de todos”, aseguró.

Ayer, Patey colgó en su perfil de Facebook dos fotografías suyas, una con el trofeo de campeón y otra en la sala de espera del aeropuerto Juan Santamaría. En pocas horas, ambas recibieron más de 9.000 “likes” y 700 comentarios con felicitaciones de saprissistas, liguistas, cartagineses y heredianos.

Fueron sus últimas publicaciones antes de abordar el avión y apagar su celular para “desconectarse” durante una semana en California, paseando en familia por la tierra de Mickey Mouse y orgullosamente vestido de rojiamarillo.