El cancerbero, enviado a préstamo por Saprissa a Pérez Zeledón, fue la figura de los generaleños en el triunfo de 1 por 0 ante la Universidad de Costa Rica

 15 febrero, 2016
Darryl Parker, Pérez Zeledón, Saprissa, Uruguay de Coronado
Darryl Parker, Pérez Zeledón, Saprissa, Uruguay de Coronado

Redacción

Darryl Parker estaba en su casa, desesperado porque ningún club había mostrado el interés de tenerlo a préstamo, cuando el gerente de Saprissa Paulo Wanchope lo llamó para decirle que Mauricio Wright lo quería.

El carcerbero sabía que esta era su gran oportunidad de reaparecer en el radar, tras un torneo para el olvido en Uruguay en el que prácticamente no jugó, y tras la confianza que le dio el equipo morado de ficharlo.

De pronto, al llegar al Valle Del General se enteró de que Dexter Lewis, quien se perfilaba para ser el meta titular, desapareció sin dar explicación.

"Son oportunidades, yo no sabía ni que hacer y en eso pasó lo que pasó con Dexter. Él sabrá porque se fue así, pero a mí se me abrió una puerta que tenía que agarrar", explicó Parker.

Con la salida de Lewis, el guardameta entendió que le había llegado el turno de volver al once; en una situación nada fácil pues Pérez iniciaba el torneo en el sótano del certamen.

Rápidamente el equipo repuntó y ayer ante la UCR se aferró a la punta con un triunfo de visita en el estadio Ecológico y una actuación muy destacada de Parker.

Tuvo cinco intervenciones claras para mantener su portería en cero durante los 90 minutos.

"Rescato la concentración que mostré. Desde el principio dije que quería respaldar el trabajo de mis compañeros", explicó.

El meta se propuso realizar una campaña destacada con los sureños, y de paso mostrarle a la afición de la S que tiene condiciones para volver al club pronto.

"Sabía que si llegaba al Saprissa ahora iba a ser muy difícil pues la afición se me vendría encima. Sé que tengo que jugar y mostrarme en Pérez", recalcó Parker.

El arquero fue la figura de Pérez Zeledón en el triunfo de 1 por 0 ante la UCR