José Pablo Alfaro Rojas. 19 enero

'Trabajo', la palabra favorita de Esteban Alvarado, el portero más determinante del certamen tico, pese a que considera que aún tiene mucho por mejorar.

El guardavallas afirmó a 'Deportes Repretel' que todavía le falta tiempo para mostrar su mejor cara, pues cree que aún no alcanza el tope de su rendimiento.

Esteban Alvarado choca con el delantero manudo Jonathan McDonald. Fotografía: José Cordero.
Esteban Alvarado choca con el delantero manudo Jonathan McDonald. Fotografía: José Cordero.

"Estoy seguro que todavía me queda mucho margen de mejora", afirmó Alvarado.

“Mientras unos duermen, otros trabajan”, agregó el arquero, quien insiste en la necesidad de no agrandarse, y más bien trabaja para mantener una estabilidad en todos los partidos del campeonato.

Parece irónico que la figura del partido ante Alajuelense y el hombre más influyente de la última final haya dicho que todavía le queda margen de mejora cuando, por el contrario, parece estar un peldaño arriba que el resto de porteros del país.

Seguro arriba y destacado para repeler los embates, el portero volvió a frenar a la Liga; detuvo dos disparos claros de Marco Ureña, el más incisivo de los manudos.

A veces da la impresión de que Alvarado es una excepción a la regla. En Cartaginés, Darryl Parker comete dos errores puntuales y sale silbado; en Saprissa se esfuerzan para afianzar a Aarón Cruz después de un torneo de pesadilla.

Nada distinto a la Liga, que optó por alinear a Mauricio Vargas ante los fallos de Adonis Pineda.

Es tal la crisis de la portería, que el preparador de arqueros, Wardy Alfaro, pidió permiso para aparecer en una conferencia de prensa y defensar el trabajo del joven cancerbero guanacasteco.

Herediano parece estar muy tranquilo. A las buenas actuaciones de Alvarado se suma un portero suplente que llegó al club para ser titular, como Bryan Segura, precedido por su buen rendimiento en Pérez Zeledón.