Esteban Valverde.   22 septiembre
Juan Bustos Golobio intenta quitarse la marca de Denilson Mason en una jugada del cotejo. Fotografía: Rafael Pacheco

Santos se encargó de poner la cima del certamen al rojo vivo. Los rojiblancos empataron 0 a 0 con Saprissa y si la Liga gana hoy 2 a 0 a Grecia podría desplazarlo de la primera posición de la tabla de posiciones.

Los guapileños no fueron un rival sencillo para el Saprissa y con orden táctico consiguieron complicar al campeón nacional y lo exigieron al extremo para buscar la victoria.

El planteamiento inicial del técnico Johnny Chaves controló la creatividad de Mariano Torres, también la habilidad de Rándall Leal y los desbordes de Christian Bolaños.

Cuando el sistema falló quien apareció fue el arquero Bryan Morales. En tres ocasiones le arruinó la celebración a los futbolistas tibaseños.

El cuidapalos santista le detuvo opciones claras a Mariano Torres, Ricardo Blanco y Juan Bustos Golobio.

El primer tiempo fue bastante trabado, los hombres de Vladimir Quesada cayeron en la trampa caribeña y eso les impidió tener claridad en ataque. La idea del Santos era fácil de notar en el campo: aguantar en la retaguardia y salir al contragolpe para sorprender a Kevin Briceño.

La inicial acabó con la premisa de la S de abrir el cerrojo por todas las formas, pero sin conseguir el éxito.

Para la segunda parte la dinámica del partido mejoró no porque las intenciones de ambos equipos cambiaran, sino porque los morados empezaron a liberar espacios para lograr la victoria.

Saprissa empezó a crear y encontró los huecos en la zaga, aunque no pudo concretar.

La disposición ofensiva morada puso al Santos en una posición en la que podía tener sus posibilidades en ofensiva.

Así llegó el error de Heiner Mora, quien intentó jugar con Kevin Briceño; la pelota quedó corta, y Steven Williams la tomó para encarar al arquero; al final remató muy mal y dejó ir la oportunidad más clara de gol.

Luego fue el turno de Ronaldo Dinolis, quien se inventó un remate desde lejos que obligó a Briceño a lanzarse y estirar su brazo izquierdo para despejar la pelota al saque de esquina.

El Monstruo incluyó a Tassio Maia, también a Carlos Villegas y a Marvin Angulo, pero no hubo forma de anotar. Kevin miró al cielo, con su cabeza hizo un signo de negación y empezó a caminar hacia el banquillo.

Vladimir Quesada reclamó varias veces en los últimos cinco minutos, su frustración era clara y al final se ganó una roja.

Tassio, con una mirada seria, también movía su cabeza de un lado para otro pidiendo explicaciones del por qué esta vez no se le dieron las anotaciones.

Saprissa ya perdió el colchón que tenía con Alajuelense. En un momento estuvo dos partidos encima de los rojinegros, pero ahora su liderato no depende de sí mismo.

La Liga comienza la fase definitiva, la segunda ronda del torneo, taco a taco con su archirrival en la lucha por la cima.