Daniel Jiménez.   19 enero

La Liga del Centenario no le ha podido dar una alegría a su afición en el Morera Soto. De seis puntos, solo uno. A mitad de semana fue la UCR (3-3) y este sábado fue el turno de San Carlos, que se impuso 0-1 en tierra ajena.

Los sancarleños sacaron pecho en el cierre, pero en parte gracias a los cambios de Luis Diego Arnáez, que en vez de fortalecer lo que se estaba haciendo en cancha, hizo que disminuyera la labor manuda.

19/01/2019, Alajuela, Estadio Alejandro Morera Soto, partido de la jornada 3 del torneo de clausura 2019 entre Liga Deportiva Alajuelense y la Asociación Deportiva San Carlos. En la fotografía Albert Villalobos ADS. Fotografía José Cordero

El tanto de la victoria llegó a los 86 minutos por medio de Alberth Villalobos, luego de una acción muy rápida. José Miguel Cubero le regaló el balón a Diego Madrigal, quien montó un contragolpe, la pasó a Luis González, quien remató mal y el balón le llegó servido a Villalobos, quien definió solo de pierna derecha.

Sacar del campo a Luis Garrido, a Allan Miranda y Barlon Sequeira fue contra las aspiraciones de los rojinegros.

Por ejemplo, con la salida del hondureño, la Liga quedó "partida" en dos: los que atacaban y los que defendían.

Eso lo aprovecharon los Toros del Norte con una salida rápida y peligro por los costados.

Para este encuentro, el técnico Arnáez varió de sistema y dejó de usar tres delanteros. Utilizó un 4-4-2 en procura de tener más orden y equilibrio.

Eso sí, el parado en el campo no fue lo único que cambió el estratega. Porfirio López estuvo en el lugar que merece: la banca.

La zaga estuvo conformada por Esteban Marín como lateral derecho; por el centro jugaron Kenner Gutiérrez y el hondureño Henry Figueroa; mientras, Allan Miranda fue carrilero izquierdo.

En su debut, Figueroa dejó una impresión de ser un jugador al que le gusta el juego fuerte, prueba de ello fue la cartulina amarilla por una acción sobre Alberth Villalobos. En esa jugada, el catracho majó la espalda del norteño.

El primer tiempo estuvo marcado por las faltas, por lo que careció de dinámico. El único remate directo del juego lo propició Álvaro Saborío, pero lo controló sin problema Patrick Pemberton.

Sabo se vio obligado a salir de cambio a los 28 minutos por una dolencia muscular en el muslo derecho. El club norteño informó de que este lunes se le realizará un ultrasonido.

Luego de un primer tiempo bastante discreto, las emociones quedaron para después. Apenas al 46' un cabezazo de Jonathan McDonald obligó a Marco Madrigal a ampliarse a fondo.

Al 64' fue el turno para Roger Rojas, quien no estuvo con la fineza del pasado miércoles. Un mal cabezazo, cuando estaba sin marca, finalizó en un saque de puerta.

El juego de los sancarleños cambió cuando ingresó al campo Diego Madrigal, a los 65 minutos. El volante inyectó verticalidad y velocidad.

Puso a prueba a Patrick Pemberton con un potente remate, pero el meta manudo respondió en grande. Posteriormente, el visitante desempolvó la zurda y su tiro se estrelló en el vertical.

El juego se tornó de tú a tú. Otra acción clara fue protagonizada por Jonathan Moya, quien cabeceó al 84', pero se topó un paradón del portero.

El final de la noche deparó un coro de "¡Fuera Arnáez!" desde la gradería. Así de simple y así de claro: apenas en la tercera fecha.

La paciencia de los seguidores manudos es poca y es que todo se une: cinco años sin títulos y dos tropiezos consecutivos en casa, en el Centenario.

Esto luce casi imperdonable por la buena planilla que tiene el equipo y porque se le han brindado todas las comodidades al cuerpo técnico en cuanto a fichajes de peso tanto nacionales como extranjeros como el caso de los cuatro hondureños.