Esteban Valverde. 3 diciembre, 2018
Nextalí Rodríguez (izq.) en un partido frente a San Carlos en el Apertura 2018. Fotografía: Mayela López.

Los futbolistas de la Asociación Deportiva Carmelita Yael López, Nextalí Rodríguez y Sergio Núñez salieron del país el 22 de noviembre con la intención de mostrarse en el fútbol de México, pues fueron elegidos para una pasantía gracias a un convenio que hay entre la Academia Wílmer López y la Academia Somnus de México; sin embargo, su aventura fue más confusa que exitosa.

Somnus, según su sitio en Internet, es un centro de alto rendimiento que se ubica en Jalisco, México.

"Somnus no se compromete a debutar jóvenes en primera división, pero sí se compromete en darles una oportunidad al que la merezca, con una educación bilingüe, nutrición adecuada, psicología deportiva, apoyados en la disciplina, esfuerzo, trabajo en equipo, perseverancia y respeto", señala en su página de Facebook.

Este lugar es propiedad de los exjugadores mexicanos Duilio Davino, Aldo de Nigris y Braulio Luna y el exasistente de la selección nacional, Flavio Davino.

Los jugadores tenían que volver el 19 de diciembre, empero lo hicieron este lunes, según Édgar Artavia, encargado de la Academia Wílmer López,

Artavia contó que se había creado un plan de adaptación previo a las visorías, por lo que estarían 15 días mostrándose y en el tiempo restante jugarían partidos ante los ojos de técnicos de la primera y segunda división mexicana.

“El convenio es que nosotros ponemos los pasajes y la gente esta de México tiene un complejo con todas las condiciones, por lo que ellos dormirían allá y se alimentarían allá también. Ellos comenzaron a entrenar y todo iba bien, pero al parecer algunas cosas no les gustaron”, manifestó.

Artavia dijo que los futbolistas no se sintieron cómodos con las condiciones de entrenamientos y la comida que recibieron; al menos eso le hicieron saber.

“A ellos un día a la semana en el campamento no les daba la comida, entonces parece que en esos días tuvieron algunos inconvenientes, pero también se les dio dinero para eso. Al final lo de los entrenamientos afectó porque en la academia de equipos, muchos de los jugadores ya habían salido a vacaciones y ellos entrenaban en un grupo muy pequeño”, relató.

Ante esto se consultó con uno de los participantes, Yael López, quien dijo que la decisión de devolverse fue de ellos tres como grupo.

"La verdad nos devolvemos porque nosotros queremos, pero acá todo salió bien", aclaró. Los jugadores no quisieron profundizar en lo sucedido.

El volante de Carmelita, Yael López, enfrenta la marca de Yuaycell Wright de Pérez Zeledón. Fotografía: Diana Méndez.

Por su parte, Isidro Zamora, presidente de Carmelita, reveló que harán una investigación para determinar los errores que se dieron en el proceso, que habrían frustrado la oportunidad de los jóvenes.

“A lo que entiendo ellos fueron con un contacto de la Academia Wílmer López y un convenio que hay. Todo fue verbal, fue así porque los jugadores tomaron parte del tiempo de sus vacaciones para ir, y en el caso de que fuera interesante lo que estaban viviendo, a ellos se les iba a hacer un permiso laboral, pero luego tenemos la comunicación que ellos no quieren continuar allá”, relató.

Ahora se dará una conversación con los futbolistas para analizar lo sucedido, adelantó Zamora.

“Esto es como en cualquier situación, se dio un hallazgo, algo que no estaba previsto, ahora vendrá una investigación. Aquí lo que cabe es investigar por qué se dio esto para que no vuelva a pasar, porque la idea de que un jugador salga es que vaya en plenitud de condiciones y que se intente colocar”, finalizó Zamora.

López, Rodríguez y Núñez volverán para integrarse a la pretemporada verdolaga y continuar su carrera luego de la confusión de una pasantía en México.