Fiorella Masís. 13 febrero

Competición se equivocó según el Comité de Licencias, al acoger la solicitud de Grecia de suspender sus partidos y reprogramarlos, en lugar de mantenerlos en pie. Esto último habría provocado la pérdida de puntos por la incapacidad del equipo de presentarse a jugar.

De acuerdo a Competición previo a la elaboración del calendario, los griegos estaban en regla, por lo que califican la pérdida de licencia como ‘fortuita’, imprevista y fuera de control de los griegos. Con ese argumento, acogieron la solicitud del equipo de suspender los juegos.

El último partido de Grecia fue el 4 de febrero ante Alajuelense. Fotografía : John Durán
El último partido de Grecia fue el 4 de febrero ante Alajuelense. Fotografía : John Durán

A los de Occidente les suspendieron la licencia por una serie de incumplimientos de carácter jurídico y financiero, los cuales siguen sin subsanar.

Automáticamente, el club quedó sin oportunidad de jugar. Así sucedió ante Guadalupe, Limón y podría pasar lo mismo el fin de semana ante Saprissa.

Sin embargo, pese a esto, el Comité de Competición informó este miércoles que en el momento en que los blanquiazules retomen su condición regular se le deben reprogramar los cotejos. Según el comunicado, es imposible castigar al Municipal Grecia por una acción que está sin tipificar en el reglamento.

Lo decidido por el órgano de Unafut va en contra de lo expuesto por el Comité de Licencias de la Federación Costarricense de Fútbol.

Jorge Gutiérrez, presidente de este órgano, detalló que un club sin licencia no puede participar del campeonato, “por ende no pueden jugar los partidos y el no presentarse a jugarlos tiene consecuencias”.

Esas consecuencias pueden ser deportivas, como perder los puntos, pero esa decisión no le corresponde al Comité de Licencias .

De acuerdo a los artículos 97 y 101 del Reglamento de Competición existen disposiciones sancionatorias por “omisión de presentarse a jugar” y por “omisiones e incumplimientos diversos”.

Lo cierto es que la reprogramación solo procede en casos excepcionales y este no sería uno de ellos, según Gutiérrez.

“En un caso de una suspensión de licencia por causa atribuible al club la reprogramación no procede”, señaló.

De su criterio se desprende, que competición estaría pasando por alto que el equipo está inhabilitado por errores propios y no situaciones fortuitas o fuera de su control.

Ante las diferencias de criterio de un órgano y el otro, Gutiérrez señala que “el Comité de Licencias, según revisión de reglamentos y estructuras de la Fedefútbol, está por encima de Unafut; las decisiones del Comité de Licencias provienen de un órgano de mayor jerarquía”.

Cada partido en el que Grecia no pueda jugar se analiza como un caso por aparte. El primero fue ante Guadalupe, después vendrá el análisis ante Limón.

El Consejo Director de Unafut se reúne este jueves desde las 3 p. m. de forma extraordinaria para conocer el acuerdo tomado ayer por parte del Comité de Competición sobre este tema.