Fútbol Nacional

Combo de ilegales y negligentes en el fútbol

Artículo de opinión. Pese a la tele y a que no hay partido sin ella, Migración no sabía que la mitad de los extranjeros futbolistas tienen un estatus irregular

Para Migración y Extranjería los futbolistas solo trabajan cuando salen en televisión. O sea, al jugar partidos.

Ese día, cuando el país los sigue por la tele, son “ilegales obreros del balompié”. Los demás días, los del entrenamiento, seguramente son turistas ejercitándose.

La absurda advertencia de las autoridades migratorias de que, si juegan partidos, se exponen a sanciones (entre ellas una posible deportación) es tan ilógica como el ejemplo tonto usado al abrir este comentario.

Esa amenaza es un cacareo mediático para disfrazar la incapacidad en la que han quedado evidenciadas dichas autoridades. Pese a la tele y a que no hay partido sin ella, no sabían que la mitad de los extranjeros futbolistas tienen un estatus irregular.

Presentarse al clásico y sacar del estadio a los extranjeros de cada equipo, en medio de flashes y cámaras, les daría una vitrina a los señores de Migración, perfecta para disfrazar la negligencia con que han tratado el tema y la exhibición que de ellos ha hecho un periodista La Nación.

Porque si no es por el reportaje, ni se enteran. ¿Cómo estará el país en materia migratoria si no son capaces de meter en cintura a patronos y trabajadores con tanta exposición mediática?

Pero el trabajo de Ferlín Fuentes también retrata a la dirigencia futbolera de este país. Desde la Unafut, que se lava las manos - como siempre- hasta los clubes, que prefieren culpar a la pandemia, o la propia Federación, que ha mantenido en la ilegalidad al propio director técnico de la Selección.

“Es una persecución contra el fútbol”, se dejó decir el presidente de Santos. Como si este deporte estuviera por encima de cualquier actividad y los futbolistas fuesen una clase privilegiada y exenta de las obligaciones comunes.

Seguramente, por ese sentir, muchos equipos deben a la Caja, otros juegan con personería jurídica vencida, tienen privilegios sanitarios por la Covid que le han sido negados a otros deportes y quieren que las visas, permisos de salida y demás trámites, sean exclusivamente diferentes para ellos.

No sé quiénes han quedado más retratados en este tema: si las autoridades migratorias o los dirigentes del fútbol. Me inclino por el empate.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.