Amado Hidalgo, Antonio Alfaro. 6 abril
Jafet Soto en enero asistió al programa Diálogos de La Nación. Fotografía: Albert Marín
Jafet Soto en enero asistió al programa Diálogos de La Nación. Fotografía: Albert Marín

Adelantádose a la publicación que haría La Nación este lunes, en la que Cristian González relata la venta que hizo de sus acciones en Fuerza Griega a Jafet Soto, el gerente herediano y el otro exdueño de la antigua administradora del equipo de occidente, Fernando Paniagua, dieron una entrevista a CRHoy el domingo, con declaraciones llenas de imprecisiones.

Según ambos, Jafet Soto solo puso el dinero para la compra de las acciones de Fuerza Griega, que en realidad pasarían a manos del mexicano - argentino, José Fernández.

Al contestar en CRHoy cuánto fue el préstamo, Jafet indica: “En temas de plata no fue mucho, se hicieron 2 o 3 letras de una sociedad mía, para pagarle a Cristian. Se hizo así porque él no creía en el tema de Fuerza Griega, pero eran letras de montos pequeños”.

Según las letras, con copia en poder de La Nación, ninguna corresponde a una sociedad, en todas aparece como librado (deudor), Jafet Soto Molina. Lo que no dice el gerente herediano, es que al menos dos letras fueron pagadas de una cuenta de Orlando Moreira. En total, las 4 letras suman $42.000, más tres cheques que sí son de Lajaf, la sociedad de Jafet, por $15.000 en total.

CRHoy le preguntó a Paniagua cuándo habló con Jafet sobre el tema (del interés de Cristian en vender sus acciones). “(…) Creo que fue a finales del mes de noviembre”, contestó. Pero la venta fue el 19 de octubre, según consta en el cheque entregado a González el día que cerró el trato con Jafet.

El 21 de enero pasado, el gerente del Herediano dijo en Diálogos de La Nación que la inversión del mexicano Fernández no se había concretado, “pero va en serio”. Sin embargo, la última letra para garantizar la compra de acciones de González, tiene como fecha de pago el 20 de enero del 2020. Para entonces se habían hecho efectivos dos pagos de la cuenta de Orlando Moreira en el BCT, por ¢3.685.500 y ¢3.705.000 y tres cheques de la cuenta de LAJAF S.A. por $15.000 en total.

¿Si José Fernández, el inversionista no tenía dinero para pagarle a Cristian por el 50% de sus acciones, y tampoco le pagó a Jafet el préstamo, cómo hizo para pagarle a Fernando Paniagua el otro 50% accionario?

En la entrevista a CRHoy aseguran que el mexicano también compró las acciones de Paniagua, y Soto dice que el préstamo que él hizo “está como incobrable” (...) “que los negocios son así, a veces se gana y a veces se pierde”. Es decir, Soto asume con resignación que él perdió el dinero.

Una revisión de las declaraciones y notas de los diferentes actores en este tema refleja innumerables contradicciones y preguntas sin respuesta. Un par de ellas serían: ¿Por qué si Fernández llegó a tomar la administración de Grecia, nunca vino al país? ¿Por qué el mexicano no ha reclamado los dineros que supuestamente su amigo Jafet Soto pagó por una sociedad sin licencia? ¿Y Soto no ha solicitado devolución por la compra que hizo a González? ¿Y a qué se debe que Jafet no le cobre al inversionista azteca por la plata que le prestó y la considere incobrable? ¿Si la negociación era con los mexicanos, y Jafet solo fue mediador, porque Cristian González, en septiembre anterior denunció al periódico Mi Tierra que la venta de acciones se pretendía hacer con una sociedad de Yanury Morales, la asistente de gerencia y de junta directiva del Herediano? (En esa ocasión no quiso vender y lo hizo un mes después).

¿Por qué Jafet dice que Pablo Salazar renunció a su nombramiento como tesorero de Fuerza Griega en noviembre del año pasado, cuando más bien su designación fue el 15 de ese mes y quedó inscrito en el registro el 7 de enero del 2020?

¿Por qué cuando el 22 de enero, dos días después de que La Nación revela el intento de compra de Fuerza Griega por “gente del Herediano”, se sustituye a Pablo Salazar por Frank Andrew González Valladares, presente en varias sociedades donde fueron o son parte Aquil Ali, Orlando Moreira y Scott Brannon?

La más importante: ¿Por qué si la Asociación Deportiva Griega rompió unilateralmente con Fuerza Griega para que le devolvieran la licencia, la declaración jurada del presidente de la primera, Adrian Barquero, la rindió ante el notario del Fuerza Herediana y de sus dirigentes, y quien tramitó todos los cambios en la sociedad de Fernando Paniagua pedidos por Jafet?

¿Demuestra eso que tal ruptura fue una mampara, pues se acudió al notario de la parte que iba a salir perjudicada con dicha acción, un Fuerza Griega directamente relacionada con Jafet Soto y, según él, su amigo mexicano, por la que también Orlando Moreira había hecho pagos?

Diálogos con exaccionista de Grecia: ‘Vendí el 50% de las acciones a Jafet Soto’