Steven Oviedo. 19 agosto
Jairo Arrieta a la derecha por fin pudo anotar su primer gol como sancarleño. Lo hizo este sábado contra Limón. Foto Prensa AD. San Carlos.
Jairo Arrieta a la derecha por fin pudo anotar su primer gol como sancarleño. Lo hizo este sábado contra Limón. Foto Prensa AD. San Carlos.

La última posición en el torneo no es el principal de los problemas que afronta el conjunto de Limón FC, pues los caribeños atraviesan una crisis administrativa durante el último año.

Los constantes cambios en la cabeza del club tienen a Limón FC con deudas salariales importantes a sus jugadores, una huelga de futbolistas y el peor nivel futbolístico del presente certamen.

Desde julio del 2018 los limonenses han tenido problemas administrativos debido a la inestabilidad en la dirigencia del club. Ha pasado de mano en mano: de Carlos Pascal a Andy Herron; de Andy Herron de nuevo a Pascal; de Pascal a Denis Viveros; de Viveros a Jorge Castillo; y, finalmente, se habla del eminente regreso de Viveros.

El equipo siempre ha pertenecido a Carlos Pascal, pero a mediados del año pasado, el empresario limonense le cedió la administración al exjugador Andy Herron.

Herron llegaba con un proyecto ambicioso, pero sabiendo que los problemas del equipo eran muy grandes y que la economía del club ya venía comprometida.

“Te voy a ser muy sincero, inversionistas no hay, son patrocinadores. Yo había presentado el proyecto a muchas empresas que me dijeron que me apoyarían cuando pusiera a caminar el proyecto”, destacó Andy Herron, en una entrevista del 7 de agosto de 2018 a La Nación.

Herron duró apenas tres meses al frente de la institución caribeña y le regresó el equipo a Carlos Pascal, pues no pudo hacerle frente a la cruda realidad con la que lidiaba Limón FC.

Ante esta situación, Carlos Pascal tuvo que asumir nuevamente el club, con la ayuda de Reynaldo Parks en la gerencia deportiva.

No obstante, otro cambio se daría con la llegada del empresario colombiano Dennis Viveros, quien después de 23 años en el país y ser organizador de conciertos, se metió por primera vez en el fútbol nacional.

Viveros toma las riendas del equipo en enero de este año y lo hizo con mucha fuerza, declaraciones sonoras y polémicas, con el objetivo defender a su equipo.

El colombiano tuvo encontronazos con Jafet Soto por los jugadores Jefferson Brenes y Keyder Bernard, a quienes en su momento se les acusó por supuestamente firmar un contrato de manera anticipada con el Herediano.

Esta administración llegó a su fin el 1.° de julio pasado, cuando Viveros dejó el club a 20 días del arranque del Apertura 2019.

Ahí entró el empresario colombiano Jorge Castillo a la administración del equipo, pero tan solo 49 días después se habla de la llegada nuevamente de Dennis Viveros, a quien La Nación trató de contactar, pero no respondió nuestras llamadas.

Esta situación no pasa por alto en el seno del Consejo Director de la Unafut, donde no esconden su preocupación por la realidad de Limón FC.

“Es un tema que nos tiene bastante preocupados, estamos buscando con ellos alguna solución. Estabamos contactando a don Dennis Viveros de nuevo para que nos explique la situación cómo está”, explicó Otto Patiño, vicepresidente de Unafut.

Patiño aseguró que no han recibido una nota oficial de la llegada de Dennis Viveros nuevamente y se han enterado por los medios de comunicación. Inclusive, ellos no han recibido ninguna denuncia por parte de los jugadores por sus atrasos salariales.

Además, Patiño comentó que en el último año se han dado cuenta de los cambios en la administración cuando se dan las asambleas de la Unafut, cuando llega un representante diferente.