Por: Fiorella Masís.   10 septiembre

Mariano Torres tenía planeado lanzar el penal a favor de Saprissa ante Cartaginés al estilo Panenka. No fue algo que se le ocurrió en el momento.

Mariano Torres (20) se lamenta tras fallar el penal, mientras Michael Barrantes lo anima. Foto: Rafael Pacheco

El volante argentino tomó la pelota sabiendo cómo iba a tirar la pena máxima, pero el disparo no resultó como lo imaginaba.

Para su suerte, 28 minutos después de que Darryl Parker le detuviera su disparo, los morados lograron anotar y finalmente ganar el partido.

Christian Bolaños, en el minuto 78, salvó la noche que pudo haber resultado fatídica para su compañero.

Saprissa había tenido varias posibilidades para irse al frente en el marcador, pero ninguna como el penal.

Según Torres, es la primera vez que falla un tiro de esa forma desde el manchón blanco.

“Uno se pone mal pero hay que seguir, los penales los erran quienes se animan a tomar el balón y patearlo”, mencionó.

Para su mala fortuna, Parker lo conocía muy bien, pues habían sido compañeros en la casa tibaseña. Eso le hizo pensar que el brumoso se iba a jugar a un lado de la portería, pero más bien aguantó hasta el final.

“Él me conoce bastante porque los practicábamos anteriormente, decidí eso y me adivinó, nada que hacer”, agregó.

Por eso, cuando cayó el tanto de Bolaños, la tranquilidad regresó al mediocampista.

“Sentí alivio porque había errado el penal y si no ganábamos era mi culpa, pero sobre todo porque el equipo necesitaba ganar y no podíamos conseguir el gol; por suerte entró”.