Juan Diego Villarreal. 30 junio
Christian Bolaños celebró el título del campeón con el portero Kevin Briceño y el resto de sus compañeros en el Saprissa. José Cordero
Christian Bolaños celebró el título del campeón con el portero Kevin Briceño y el resto de sus compañeros en el Saprissa. José Cordero

El volante Christian Bolaños pasó de las críticas por tomar más días de vacaciones que sus compañeros en el Deportivo Saprissa, hace menos de un año, a ser campeón y goleador del Torneo de Clausura 2020.

Hace 11 meses el volante fue señalado por tomar más días de descanso en el Caribe, junto a los jugadores de la Selección Nacional que participaron en la Copa de Oro, no obstante, hoy cierra el certamen como la gran figura morada y alzando la copa número 35.

“Nunca ataqué a nadie, solo di mi opinión y la decisión (de las vacaciones) no fue mía, fue del club. Yo venía jugando dos años seguidos sin descanso. Hay una persona que se equivocó y posiblemente hoy se tuvo que morder la lengua. Yo no juego para callarle la boca a nadie. En la prensa se cuestionó mi estado físico, que en ese entonces tenía 35 años, pero yo necesitaba descansar y no demostrarle nada a nadie”, admitió Bolaños al finalizar el partido.

El mundialista indicó que de momento no le gustaría irse a otro club y por el contrario ya tiene en la mira cuáles serán sus siguientes pasos en el plantel morado.

“Tengo contrato con el Saprissa hasta diciembre y luego veremos qué pasa. Vamos a ir paso a paso, no obstante, hemos hablado con don Juan Carlos (Rojas) y Víctor (Cordero), llevamos las conversaciones con calma. Me siento bien de momento y cuando ya no tenga ganas ellos (Rojas y Cordero) serán los primeros en saberlo. Mi ilusión es poder ayudar a los jóvenes, porque Saprissa me ha dado todo”, comentó Bolaños.

El mediocampista aseguró que fue un campeonato atípico por la situación del coronavirus, pero el cuadro morado demostró ser el mejor y el cetro fue bien merecido.

“Tuvimos un año redondo: Terminamos líderes, gané el goleo y somos los campeones. Fuimos un equipo muy regular, ganamos la serie al Cartaginés 6-3 y en el partido de ida sacamos una ventaja de 2-0, lo cual fue un golpe durísimo para Alajuelense. Siento que la serie quedó liquidada en Alajuela. Ganamos jugando bien, sin ensuciar el fútbol en la cancha, sin hacer trampa y el título sabe más jugando”, resaltó Bolaños.

El goleador del campeonato, con 18 anotaciones, confesó que nunca pensó en terminar como el mejor artillero, que las cosas se fueron dando y eso demostró el buen nivel en que se encuentra a pesar que ya tiene 36 años.

“Debo agradecer a todos los compañeros, sin ellos no habría podido lograr el título de goleo; a la confianza que me dio Wálter (Centeno), a la libertad que me dio en el terreno de juego. Obviamente el trabajo no fue sencillo, pero creo que este campeonato es un desahogo para todos los saprissistas que hoy no pudieron acompañarnos en el estadio”, acotó Bolaños.