Esteban Valverde. 14 enero
Carolina Venegas en un entrenamiento de la Selección Nacional. Fotografía: Fedefútbol
Carolina Venegas en un entrenamiento de la Selección Nacional. Fotografía: Fedefútbol

Hace dos años Carolina Venegas vivió una de las decepciones que más la han golpeado. La delantera acostumbrada a estar en la Selección Nacional vio como después de una lesión que la sacó diez meses de las canchas no era tomada en cuenta en el equipo patrio.

Carolina, luego de once años de ser constante en los llamados de las diferentes representaciones patrias, empezó a notar que no sería tomada en cuenta.

La goleadora empezó a sentir la desazón; sin embargo, esa misma amargura despertó en la futbolista una ambición y hambre por ‘obligar’ a que la llamaran, de esta forma se centró en rendir al máximo en el Saprissa para volver a vestir la Roja.

“Yo sinceramente cuando regresé después de la lesión del ligamento cruzado que tuve, pues tenía toda la ilusión de que me llamarían a la Selección, porque yo estuve en todos los procesos desde U-17 hasta Mayor, había sido constante y para mí fue muy decepcionante y desmotivante que no me tomaran en cuenta”, afirmó la deportista.

“Fue un año en que hubo torneos y no me tomaron en cuenta, pero yo soy muy terca, soy ceñida y me cuestioné: ¿para qué juega usted? Entonces fue muy difícil para mí digerir ese trago... Yo me puse presión hasta que un día me concentré en el club con la idea de que mi rendimiento obligara a que me llamaran”, destacó.

Venegas terminó el 2020 con 10 celebraciones y fue la líder por excelencia del Saprissa Femenino; ante esto, su regreso al plantel de Amelia Valverde se consolidó.

“No pensé en culpar a Amelia por mi ausencia, siempre lo que hice fue bloquear y seguir trabajando. Siempre tenía la esperanza de volver y solo me puse ese objetivo. Aunque no quedamos campeonas, yo individualmente tuve un buen torneo. Yo siempre he entrenado y siempre he tenido rendimiento para estar en la Selección, para eso compito yo”, detalló.

La jugadora suma participación en los dos microciclos del 2021.

“El grupo tiene caras nuevas pero son con las que he convivido en el pasado o el club. Sí he encontrado diferente que la forma de competir es distinta. Las jugadoras entienden mucho el alto rendimiento, ahora hay un ambiente de competencia sana en todo momento”, enfatizó.

La morada compite por un puesto en la titular de Amelia Valverde con jugadoras como María Paula Salas, Sofía Varela, Fernanda Figueroa y Catalina Estrada, además de que cuenta con jugadoras con las que tuvo mucho éxito a nivel de club como Gloriana Villalobos y Katherine Alvarado.

Por último, la líder saprissista agregó que tiene entre ceja y ceja colarse en el grupo que le hará frente a la eliminatoria mundialista de noviembre entrante.

“Que nos dieran la noticia que hasta noviembre era la eliminatoria fue motivante para nosotras porque venir de un año en el que no clasificamos y que te digan que están a la vuelta de la esquina las eliminatorias pues te llena de motivación”, finalizó.

La seleccionada regresó al Proyecto Gol para buscar una meta que se le negó por dos años: vestir la camisa de Costa Rica. Ahora con un hambre renovada y en el momento más brillante del fútbol femenino a nivel social y mediático, Venegas espera no dejar este segundo aire.

Carolina Venegas se centra en rendir en el 2021 como en la última temporada para así conseguir estar en la Selección Nacional y poder soñar con su segunda Copa del Mundo a nivel mayor. Venegas fue parte del grupo que asistió a Canadá 2015.