Por: Esteban Valverde.   21 julio, 2016
Los carmelos César López (der.) y Keishmier Powell corren en pleno festejo del empate. José Carlos Pérez lo lamenta. | RAFAEL PACHECO
Los carmelos César López (der.) y Keishmier Powell corren en pleno festejo del empate. José Carlos Pérez lo lamenta. | RAFAEL PACHECO

El escenario era el ideal para una gran fiesta: estadio lleno y cancha nueva, pero César López, defensa de Carmelita, echó a perder la celebración de Cartaginés en el último minuto.

Cuando parecía que Jeaustin Campos celebraría su primera victoria y el conjunto blanquiazul estrenaría su nueva gramilla natural con triunfo, López anotó al aprovechar un centro de Jaime Valderramos, prolongado por Bryan Orúe en tiempo de reposición.

El conjunto blanquiazul tuvo un primer tiempo muy bueno frente a los alajuelenses, pues dominó a placer las acciones, aunque desaprovechó muchísimas oportunidades.

Geovanni Clunie volvió a estar cerca de concretar una diana, solo que esta vez mandó la pelota por encima del horizontal, contrario al domingo frente a Limón, cuando la pegó en el palo. Rándall Brenes tampoco pudo llegar al gol.

Hasta el minuto 28, los brumosos se pusieron arriba por medio de una jugada de balón parado; fue un zaguero el encargado de quebrar el cero.

Rándall Alvarado apenas impulsó la pelota con la cabeza luego de un tiro libre realizado por Néstor Monge; también hubo desvío de Giancarlos Palacios para que el portero Luis Diego Sequeira no pudiera hacer nada.

Después de la anotación, Cartaginés tuvo opciones para ampliar la cuenta.

Kevin Fajardo no atinó en dos oportunidades, mientras que Alvarado, en el 80’, volvió a tener el gol en su testa, pero esta vez Sequeira se lo negó con un manotazo con la izquierda.

La falta de efectividad hizo que Carmelita creciera en el complemento y en los últimos 10 minutos inquietó al guardameta Alejandro Gómez.

Las escapadas de Juan Diego Ruiz y los remates de larga distancia de Carlos Hernández metieron a los azules en su área.

En el cierre, por más que Jeaustin Campos intentó cuidar su ventaja con el ingreso de Danny Fonseca y José Carlos Pérez, los verdolagas amargaron una noche que era para festejar.