Esteban Valverde. 14 marzo
Carlos Watson y Vladimir Quesada previo a un juego ante Herediano en 2017. Ambos formaron mancuerna desde el 2016. Fotografía: José Cordero
Carlos Watson y Vladimir Quesada previo a un juego ante Herediano en 2017. Ambos formaron mancuerna desde el 2016. Fotografía: José Cordero

Carlos Watson pide respeto y tiempo para Vladimir Quesada, nuevo estratega del Saprissa.

El último técnico que le dio un campeonato a los morados aseguró que Quesada cuenta con los atestados necesarios para estar al mando del plantel morado.

A Quesada se le ha cuestionado desde el inicio del torneo por no poseer la licencia A para dirigir en la máxima categoría.

Carlos Watson habla sobre su actualidad cuatro meses después de su salida de Saprissa.

“Yo lo que le puedo decir es unas palabras en defensa de Vladimir. Él tiene un bachillerato en educación física, tiene un diplomado en fútbol, también tiene 52 clásicos jugados, es mundialista, campeón centroamericano, campeón de Concacaf, ¿Pero esto no le alcanza para ser clase A?... Él fue asistente mío, de Patricio Hernández, estuvo con Marvin Rodríguez, con Bora... ¿Más calificado que él quién para dirigir al Saprissa?”, explicó.

“No sé qué le falta... Que lo respeten, que le den su oportunidad y que le den el calificativo que merece... Porque no me parece que se le cuestione sus estudios en la Universidad Nacional”, añadió.

Para Watson, Vladimir es un hombre brillante que puede salir adelante luego del duro golpe que le dio el América de México en la Liga de Campeones de la Concacaf.

Un problema que afrontó el exlateral derecho fue que tuvo que rearmar su zona defensiva, situación que también enfrentó Watson, quien no escondió que es muy complicado, casi imposible, competir con escuadras aztecas.

“A mí me tocó esa situación y es muy difícil. La zaga en Saprissa se ha tenido que rearmar montones. Ante un equipo como el América la serie hay que prepararla y jugando domingo-miércoles es muy complicado”, analizó.

Don Carlos no ve a Vladimir como su discípulo y añadió que el exjugador tiene su propio estilo.

“Por supuesto que él tiene un estilo propio formado con las experiencias que ha tenido conmigo, con Patrico Hernández y otros. Ahora, él sabrá extraer lo que cada uno le aportó. Lamentablemente está metido en eso que no tiene licencia y le han hecho un daño enorme... Porque le digo que no todos los que tenemos licencia A tenemos el recorrido que él tiene”, finalizó.

Un limonense enamorado del saprissismo

Carlos Watson no recuerda el último partido que vio con ojos de aficionado, deseando la anotación para saltar de alegría... No obstante, sí confiesa que sufre cuando ve a su amado Limón en problemas de descenso, también acepta que la afición del Saprissa lo enamoró.

Pese a jugar en Herediano, también trabajar en Alajuelense, el timonel no esconde que el comportamiento del Saprissa como institución profesional y el trato de los seguidores del club hace que él guarde un profundo cariño por los colores morado y banco.

A Watson lo marcó la final que perdió al mando de la S, ante Herediano, en el Clausura 2017; en este certamen los rojiamarillos se coronaron monarcas en el Estadio Ricardo Saprissa.

Así vivio Carlos Watson el partido final en el que Saprissa perdió el Campeonato Clausura 2017. Fotografía: José Cordero
Así vivio Carlos Watson el partido final en el que Saprissa perdió el Campeonato Clausura 2017. Fotografía: José Cordero

“Es que esa afición de verdad es especial, imagínese que yo pierdo una final en el Saprissa con Herediano y en el camerino me dije: ‘Bueno Carlos, ahora prepárese porque viene lo feo, quién sabe que me van a decir...

"Y cuando salgo pues resulta que lo primero que escucho es: 'vamos don Carlos, el otro torneo les vamos a dar’... Eso, pucha, lo llena a uno de fuerza”, relató.

La comodidad del entrenador era tal en el conjunto tibaseño que cuando llegó el turno de tomar la decisión de hacerse a un lado no fue fácil.

“Yo estaba dirigiendo a la mejor organización del país en la parte deportiva, con el respeto de las demás, era algo que yo dominaba y disfrutaba, pero lo dejé porque no me sentía bien de salud y aunque quisiera no podía seguir”, mencionó.

El técnico calificó su puesto en Saprissa como el mejor trabajo del país.