Esteban Valverde. 20 marzo
Carlos Restrepo (centro) en una conversación con Álvaro Saborío en una práctica de San Carlos. Fotografía: Prensa San Carlos
Carlos Restrepo (centro) en una conversación con Álvaro Saborío en una práctica de San Carlos. Fotografía: Prensa San Carlos

Carlos Restrepo, técnico de San Carlos, habló con La Nación sobre su llegada al conjunto norteño. El estratega colombiano confesó que le hacía falta Costa Rica, también dio a conocer que observa con optimismo el rejuvenecimiento del fútbol nacional.

El cafetero señaló que una preocupación es el calendario que se desarrollará después de la emergencia por el covid-19 y aclaró que San Carlos debe manejar con calma el efecto de campeonizar, debido a que aunque ya se obtuvo el cetro, las metas de la institución van por otros objetivos.

¿Qué lo convenció para regresar al fútbol tico?

En una primera instancia, venir a un país de fútbol, un balompié competitivo, a cualquiera le gusta. Además yo lo conozco, lo vivo. Creo que acá se quiere seguir evolucionando, los clubes siguen clasificando y marcando dentro de la zona una idea de protagonismo, eso en la parte deportiva llama la atención.

Ya como país pues hombre, este país es tranquilo, tiene gente espectacular. Hay un trato especial conmigo. Entonces hay una connotación de tipo emocional, hay un contexto deportivo y humano.

¿Es muy diferente el fútbol de Costa Rica de inicios de los 2000 a lo que se juega ahora?

Bueno, en el análisis que he hecho me parece que hay una evolución desde el punto de vista de la preparación de los equipos, todos los días se busca el profesionalismo. En la parte táctica hay evolución, ahora hay diferentes posturas.

En jugadores, hay dos generaciones, una que sale y otra que renueva. Me han tocado jugadores que no conocía y siguen apareciendo futbolistas con buena técnica que nos dan seguridad de una renovación importante en el país.

Usted fue candidato al banquillo de la Selección Nacional. ¿Cómo ve esa renovación de la que se habla y que a nivel de resultados no ha sido tan efectiva?

A ver, lo que pasa es que hay generaciones y hay unas que dan más jugadores y otras que dan más limitantes. Estamos dejando una generación muy importante que dio algo histórico, esa generación marcó una diferencia grande porque puso a todos sus jugadores prácticamente en el exterior, pero ya ellos han cumplido años y algunos están más cerca de salir que de quedarse.

Ahora hay otra que bueno, de repente necesita ser más constante. Siento que se puede hacer una buena Selección Nacional siempre y cuando se le dé el trabajo necesario.

Volviendo a su reto. ¿San Carlos es ahora un equipo favorito al cetro después de alcanzar un campeonato?

Es de pronto de un análisis profundo, porque no todos los equipos que plantean un proyecto consiguen un objetivo tan algo como el que consiguió San Carlos, ser campeón nacional, cuando su estructura y propuesta antes no eran esos. De pronto era mantenerse, pero no tan allá. Ahora se da esta situación, pero se debe tomar todo con calma.

Acá se apuesta por un proceso largo que consolide jugadores que en el tiempo sostengan el equipo o sean vendidos. Esto no es solo quedar campeón, porque yo llego con una dificultad de un equipo que no ha encontrado la forma en cuanto a resultados que se esperaba, entonces hay que estar pensando en la nómina y renovación a futuro para poder sostener el equipo mayor que es el escudo y el que da el norte, pero pensar que se quedará campeón constantemente en un proyecto es complicado. Me parece que la otra faceta que es fortalecer las bases y la proyección es la que puede dar una constante en el torneo.

¿Pero mínimo debe exigirse la clasificación?

Sí, claro. Ese es el objetivo, ojalá el equipo no salga de los cuatro, porque estando ahí aspiras a un logro importante. Estoy en un proyecto ambicioso que se ha metido en la élite; yo pienso que puedo aportar en esta idea.

¿Usted ha cambiado mucho a aquel que vino a principios de la década pasada?

Yo creo que todo evoluciona y uno bajo la experiencia de los años pues se ha llenado más. Cada equipo que encontrás es un libro a escribir, a mi me parece que lo que me gusta a mí es el fútbol combinativo de asociación. A mí me gusta un fútbol en el que los resultados se consiguen en la ofensiva.

¿A nivel de planificación, cuánto le preocupa la suspensión del fútbol nacional?

La verdad estamos muy preocupados porque ganábamos tiempo para consolidar la idea de juego, ahora se nos corta una semana y media de trabajo que teníamos. Ahora iniciará a lo mejor un torneo apretado miércoles, domingo... Pero bueno vamos a apelar en las cosas buenas individuales que tiene el equipo, siento que ahí es donde se fortalecerá para terminar de la mejor manera.