Francesca Chinchilla. 2 abril, 2018
Bryan Segura, arquero de 21 años, asegura que ser campeón es lo más gratificante que le ha dejado el fútbol. Foto: Rafael Pacheco
Bryan Segura, arquero de 21 años, asegura que ser campeón es lo más gratificante que le ha dejado el fútbol. Foto: Rafael Pacheco

Sus intervenciones en el Torneo de Apertura 2017 y especialmente en la final hicieron brillar a Bryan Segura, guardameta de Pérez Zeledón, rutilante campeón del fútbol nacional. Pero la sonrisa se le borró al portero para el Clausura 2018.

El jugador de 21 años no ha tenido paz y se mantiene alejado de la competencia desde diciembre anterior debido a dos lesiones.

Segura se convirtió en la estrella del equipo generaleño en la final que le ganaron a Herediano, en la que defendió el marco incluso lesionado del muslo derecho y fue fundamental en la obtención del histórico título.

Una vez finalizado el campeonato, Segura comenzó el tratamiento para recuperarse de un desgarro del muslo derecho y continuar como el indiscutible en el marco de los sureños, sin imaginarse que el destino le tendría otra prueba a las puertas.

Y es que en febrero anterior la ilusión se le volvió a esfumar después de tener que abandonar el terreno de juego lesionado del hombro durante un partido de pretemporada contra el AS Puma de la Liga de Ascenso, lo que le impidió comenzar como el estelar de los Guerreros del Sur en el Clausura 2018.

“Lastimosamente tuve tres luxaciones en el hombro que me impidieron regresar a las canchas. Hicimos una resonancia magnética y resultó que tenía un ligamento roto, por lo que decidieron intervenirme quirúrgicamente para poder sanar lo más pronto posible”, comentó Segura.

Afrontar dos lesiones consecutivas no ha sido nada fácil para el guardameta, quien no se arrepiente de jugar lesionado el torneo anterior, pues el fútbol se lo retornó de una manera gratificante: asentándolo en lo más alto del balompié nacional.

Segura sería operado del hombro el próximo jueves 5 de abril, sin embargo, súbitamente lo llamaron para indicarle quese adelantó su cirugía, por lo que fue intervenido este lunes en horas de la tarde.

“Jugué el campeonato pasado lesionado y fue muy complicado. Luego del regreso me volví a lesionar del hombro, por lo que estoy pasando un momento difícil porque se me juntaron dos lesiones consecutivas. Aproximadamente tres, cuatro y hasta cinco meses (fuera de la cancha), depende lo que el doctor me indique”, afirmó a La Nación antes de la operación de este lunes.

Pese a la gravedad, sus compañeros y el cuerpo técnico lo han acuerpado bastante bien, incluso el portero Alfonso Quesada, a quien le tocó asumir la titularidad del marco sureño, le dio varios consejos.

El cancerbero asegura que las dos lesiones han sido lo más complicado de su carrera por el buen momento y las actuaciones que venía teniendo con el campeón nacional. Foto: Rafael Pacheco
El cancerbero asegura que las dos lesiones han sido lo más complicado de su carrera por el buen momento y las actuaciones que venía teniendo con el campeón nacional. Foto: Rafael Pacheco

“La mayoría de compañeros me preguntan cómo va la lesión, me apoyan y me motivan para que no me desanime, hasta el mismo Alfonso Quesada, que tuvo esa misma lesión, me aconseja tener paciencia y ser más cauto en este tipo de lesiones porque hay que llevar bastante tiempo en reposo”, dijo.

El guardameta de Pérez Zeledón espera salir de la mala racha lo más pronto posible para así poder luchar por la titularidad ante el experimentado exguardamenta de Alajuelense.

“Cuando llegue voy a tener que luchar por el puesto, Alfonso (Quesada) es un gran portero, pero así es esto del fútbol y voy a tratar de recuperarme bien, que es lo primero, y luego enfocarme en recuperar la titularidad. El puesto se gana dentro de la cancha y por dicha tengo a la gente que me quiere, entonces siento que también marqué un presente”, manifestó.

Pese a que está alejado del terreno de juego, en la calle siempre tienen presente la evolución de Segura, quien está agradecido por el cariño que se fue ganando con sus intervenciones en momentos clave.

“Los aficionados siempre me preguntan mucho sobre la recuperación, ellos quieren que esté jugando, por dicha me gané el cariño de la gente”, concluyó Segura.