Fiorella Masís. 7 mayo

Hace seis años, a sus 16, Bryan Segura debutó en el fútbol nacional. Hoy, 81 partidos después de ese sueño, aspira a jugar en el exterior.

El tiempo pasa rápido y a la misma velocidad ha ido evolucionando el arquero de moda del balompié costarricense.

Bryan Segura volverá al Ricardo Saprissa para cerrar la semifinal. Fotografía José Cordero
Bryan Segura volverá al Ricardo Saprissa para cerrar la semifinal. Fotografía José Cordero

Su primer compromiso fue el 17 de noviembre de 2013, con derrota de 2-1 ante Cartaginés. Sin embargo, volvió a aparecer hasta el Invierno 2015.

Apenas con la cédula en mano, el de Chimirol de Rivas, en Pérez Zeledón, empezaba a labrar un camino que lo llevaría a la titularidad.

La idea de su papá de ponerlo en el marco de la casa a recibir remates se transformó inmediatamente en un gusto. Recuerda que siempre quiso ser guardameta y mucha de esa “culpa” la tiene su progenitor.

Para el 2017 finalmente llegó su consolidación como el estelar y lo hizo como cualquier desearía, siendo campeón con los generaleños, en el Apertura.

Solo 20 años y ya estaba en la historia del Municipal de Pérez Zeledón, con su primer cetro en la Primera División.

La lesiones muchas veces le jugaron malas pasadas, pero en el Clausura 2019 vuelve a ser centro de atención. Sus tapadas salvadoras son cosa común y ante Saprissa no fue la excepción.

Si no hubiera sido por sus manos o los palos, probablemente los morados se hubieran ido del Valle de El General con más celebraciones.

“Desde que debuté sabía que no iba a ser el titular con 16 años, tenía que llevar un proceso, tomar más experiencia, tenía el sueño de consolidarme; ahora me siento con confianza en estas instancias”, asegura.

Pero las aspiraciones no se quedan ahí, porque ahora su vista está puesta en el extranjero, e incluso reconoce que tiene oportunidad de salir al final de este certamen. Sus destinos: México o la MLS.

Lo cierto es que el club está anuente a dejarlo salir, pese a que le resta un año de contrato, según el mismo Segura reconoció.

“Estamos trabajando por si sale algo afuera, sino sigo aquí igual estoy contento. Ojalá se concrete una oferta afuera”, comentó.

La oportunidad de ir a un club nacional es casi nula: “sería muy alta económicamente (la cláusula), no creo que clubes nacionales estén anuentes a pagarla; en Pérez quieren que salga al exterior y no me van a poner trabas”, agregó.

Sus cualidades. Álvaro Mesén, exportero nacional, destaca varias características de Segura. Una de ellas es su tranquilidad bajo los tres palos.

Eso lo refleja en situaciones apremiantes, como cuando la S estaba encima buscando la anotación.

“Tengo que darle tranquilidad a mi equipo, serenidad. Esos son los momentos que hay que pararse duro, y apenas agarro el balón bajar revoluciones, que mi equipo respire. Nos tuvieron a ratos un poco apretados, pero partimos del orden para no vernos afectados”, comentó el arquero.

Mesén destaca la rapidez del sureño, su sentido de ubicación y el buen manejo de piernas.

En los puntos por mejorar, anota ofrece de ejemplo el gol que le anota Saprissa: “Tiene que tener mejor cobertura del ángulo, necesita trabajarlo más, no regalarse tan fácil. También aflojar un poquito la cintura, el tronco superior, para tener más desplazamiento”, opinó.