Fanny Tayver Marín.   11 noviembre, 2020
Bryan Ruiz, Álvaro Saborío, Carlos Mora y Fernán Faerron son piezas importantes en la Liga y es parte de la mezcla entre experiencia y juventud que surte efecto en Alajuelense. Fotografía: John Durán

“Yo creo que la Liga tiene año y medio, o dos años, de venir en un proceso bueno, bastante positivo y ahora este semestre llegamos algunas figuras que estamos ayudando a mejorar tanto el ambiente como a terminar la formación de otros jugadores”, analiza Brya una vez que Alajuelense se volvió inalcanzable para los demás en la fase regular.

Como recompensa, los manudos ya tienen segura su presencia en una eventual gran final y para él no hay secretos, sino trabajo.

Así es como surgió esa fórmula de experiencia y juventud sincronizada y compenetrada, transformando a Liga Deportiva Alajuelense en un equipo muy sólido, con el esfuerzo de la junta directiva y la visión de Agustín Lleida.

“Los que llegamos tenemos experiencia y algo diferente que aportar a la institución, a los jugadores y lo hemos hecho muy bien, estamos muy sólidos, cumplimos el segundo objetivo que era el liderato general y ahora viene lo más importante, que es poder cerrar algo que le ha costado a la Liga en los últimos tres semestres”, destacó el ’10′ de la Liga.

Siempre se ha dicho que no cualquiera se pone la camisa de un equipo grande, porque pesa y a muchos les queda grande. En lo que respecta a los jóvenes, hoy sobresalen.

“Yo sé que mencionan nombres que son los que están jugando, pero hay muchos jugadores más que están entrenando y lo están haciendo de buena manera, que tal vez no están jugando tanto, pero que en su momento tendrán su oportunidad y ellos lo saben, como en el clásico, que varios tuvieron su oportunidad, estaban preparados y lo hicieron de buena manera”, expresó el capitán.

Él considera que la Liga propició este presente alentador que ilusiona al club, porque son bases fuertes para el futuro.

“Por ejemplo, Brandon Aguilera, en el clásico, de 17 años, que jugó con mucha personalidad ese partido tan importante y de visita. Es que no se presionen, que jueguen libres, porque otros llevamos la presión de una derrota, de un mal partido en algún momento o de otra circunstancia. Está (Álvaro) Saborío, Leo (Leonel Moreira), (Adolfo) Machado, Junior (Díaz), (José Miguel) Cubero con mucho liderazgo, solo por mencionar algunos. En estos momentos la Liga tiene una combinación muy buena de juventud y experiencia que se han unido de una manera importante para aportar”.

Sin embargo, dice que ahora más que nunca es que cuando todos deben tener los pies sobre la tierra, pues el campeonato nacional tiene la particularidad de que no cuenta ser el mejor durante todo el torneo, sino ganar la cuadrangular.

“Todos luchan por estar en la cuadrangular, porque ahí cualquier equipo puede lograr el campeonato. Así que la única ventaja que tenemos es que estamos en una gran final en estos momentos y esperemos no tener que jugarla, pero bueno, eso va a depender de nosotros en esa instancia, cuando se jueguen las semifinales”.

Ruiz detalla que todos los equipos que han sido líderes generales saben que tienen esa ventaja de que ya están en la final nacional y se quitan un poco esa presión, como pasó con San Carlos o Saprissa en un momento; y que fue algo que también tuvo la Liga, pero no lo logró.

“No es una garantía pero da una segunda oportunidad en caso de que no se logre pasar las semifinales o ganar esa primera final. El objetivo de nosotros es que no se llegue a la gran final, porque si se tienen que jugar esos dos partidos, ya ahí ningún equipo tiene ventaja y va a ser mucha presión para nosotros que somos los que llegamos ahí”.

Dijo que la idea de Alajuelense es cerrar los dos partidos que faltan de la fase regular, de visita contra San Carlos y en casa ante Limón de buena forma para conocer el nombre de su rival en semifinales.

“Ojalá superemos la semifinal y en la final ganemos en esos dos partidos y no tener que ir a la gran final. Vamos paso a paso, somos líderes generales, queremos cerrar estos dos partidos ganando y cerrando con confianza la etapa regular para entrar a las semifinales con una confianza muy alta”, afirmó.

¿Le gusta este formato de campeonato? De forma tajante, el capitán rojinegro dijo que no.

“No, para nada, pero es la forma. Estamos claros que este semestre es un torneo especial por la situación de la pandemia, con menos partidos. El formato es muy parecido. No gana el que fue más constante durante todo el semestre, va a ganar el que logre clasificar de primero o de cuarto y que logre el mejor rendimiento en semifinales y final. No me gusta porque no premia al mejor equipo del campeonato, pero todos estamos con las mismas reglas”.

Bajo esa perspectiva, Ruiz señala que no hay excusas para al final perder.

“Hay que jugarlo así, por más que no se premia al equipo más regular durante todo el torneo, al final se premia al que sabe aprovechar el formato de la mejor manera”.

Los manudos llegaron a 34 puntos en 14 partidos, con once triunfos, un empate y dos derrotas.