Juan Diego Villarreal, Esteban Valverde. 15 enero
Aquil Alí tiene más de dos décadas vinculado al Herediano. El empresario ha vivido amargos momentos y ahora disfruta de la consolidación del proyecto de Fuerza Herediana. Fotografía: Diana Méndez
Aquil Alí tiene más de dos décadas vinculado al Herediano. El empresario ha vivido amargos momentos y ahora disfruta de la consolidación del proyecto de Fuerza Herediana. Fotografía: Diana Méndez

Se describe como un apasionado del Herediano, un dirigente que le tocó presidir el club hace 20 años en una de las épocas más difíciles para la institución, pero que hoy en día, como vicepresidente de Fuerza Herediana, disfruta de las bonanzas del plantel.

Para muchos, Aquí Alí es la guía y el cerebro del buen momento del conjunto rojiamarillo; no obstante, aseguró que es uno más en la dirigencia del cuadro florense, junto a Orlando Moreira y el gerente Jafet Soto, aunque su experiencia y años fútbol le hacen tener cierto peso en las decisiones, tanto en el seno del club, como en el fútbol nacional.

Hábil empresario, Aquil llegó al mundo del balompié invitado por su amigo Orlando Moreira, hace dos décadas, y desde entonces defiende a muerte los colores del Herediano, al punto de asegurar que nunca se desligaría del equipo mientras viva en el país, pese a que “el fútbol no es negocio, ni antes ni ahora”, aclaró.

“El fútbol no le deja dinero ni a mí ni a (Orlando) Moreira, ni a los demás miembros de Fuerza Herediana. Tampoco nos importa sacar plata. Mucha gente tiene como hobby los caballos y pierden un montón de plata para tener le mejor y mostrarlo en el tope. Es lo mismo. En el caso de nosotros, es la pasión por el fútbol. Nuestra pasión es de otro nivel”, explicó Alí.

Aún tiene en su retina el la obtención del título número 27 al ganar el Torneo de Apertura frente al Saprissa, en una campaña excepcional del 2018, donde además de alcanzar el cetro ante los morados, lograron su primer título internacional al vencer al Motagua de Honduras por la Liga Concacaf.

Nunca las finanzas del Herediano han estado más sólidas y administrativamente nunca ha estado mejor, pese a tener un presupuesto más bajo que Saprissa y Alajuelense”, insistió Aqui Alí. Fotografía: Diana Méndez
Nunca las finanzas del Herediano han estado más sólidas y administrativamente nunca ha estado mejor, pese a tener un presupuesto más bajo que Saprissa y Alajuelense”, insistió Aqui Alí. Fotografía: Diana Méndez

“Lo que pasó tras ganar el título al Motagua, ir a Saprissa y ganarles en la semifinal y la final tras remontar dos veces, así como derrotar a la Liga en la final de la segunda fase, no tiene precio. Hemos hecho historia, estamos asombrados de lo que hicieron los jugadores. En nuestro interior pensábamos que podíamos ser campeones, pero no en la manera que lo hicimos”, enfatizó Alí.

El dirigente, una y otra vez, ve en su celular el gol de Aldo Magaña, delantero mexicano, que con su diana les dio el cetro número 27 a los rojiamarillos.

Con 25 años por delante, de acuerdo al convenio que tiene Fuerza Herediana, Aquil manifestó que en el próximo quinquenio el proyecto estrella sería construir un estadio con capacidad para 16.000 personas, con un centro comercial que les permita obtener ingresos mediante conciertos y otras actividades que estén directamente vinculadas al fútbol, para estar cerca de lo que generan Saprsissa y Alajuelense.

“Me parece que este es el momento más sólido que vive el Herediano. Se puede hablar del glorioso de antaño, pero este equipo suma cinco títulos bajo nuestra administración. Creo que se pueden hablar de los años dorados del Herediano. Nunca las finanzas han estado más sólidas y administrativamente ha estado mejor, pese a tener un presupuesto más bajo que Saprissa y Alajuelense”, insistió Alí.

Jafet, el hermano menor. Ese entusiasmo que lo hizo tomar las riendas del plantel en 1998, lo lleva a consumir su tiempo planificando la mejor estrategia para el club, con el fin de tomar las decisiones trascendentales con otros apasionados, como lo son los directivos Orlando Moreira, Víctor Hugo Víquez, Juan Carlos Retana y el gerente Jafet Soto.

“Jafet hace su trabajo como gerente y todos en la Junta Directiva le ayudamos a tomar las decisiones. Como somos un cuerpo colegiado, llevamos a votación las mociones. A veces ganó yo o en otras pierdo, pero es claro que tengo mi cuota de poder. Soy uno más, no soy el único que decide, pero sí (su opinión) pesa. Para qué voy a mentir, tengo mi cuota de poder. Hagan sus deducciones”, añadió Aquil.

“Jafet Soto es como un hermano menor para mí. En mi época de presidente él era jugador y capitán del equipo y me ayudó a resolver muchos problemas y evitar huelgas por falta de pago. Nosotros le tenemos mucha confianza
“Jafet Soto es como un hermano menor para mí. En mi época de presidente él era jugador y capitán del equipo y me ayudó a resolver muchos problemas y evitar huelgas por falta de pago. Nosotros le tenemos mucha confianza", Aquil Alí. Fotografía: Grupo Nación

Una vez más el dirigente recalcó que su opinión no es la última palabra, como muchos piensan, para él lo importante es que el Herediano esté en las primeras posiciones, que siga ganando títulos, más allá de quién aparezca en los medios de comunicación.

“Jafet es la persona que da la cara, la que está en frente. A nosotros no nos afecta eso si el equipo siempre está en los primeros lugares. Eso es lo que queremos todos, porque somos unos apasionados y el mejor ejemplo es él (Jafet) y por eso está al frente del club, como gerente, y tiene nuestra confianza”, dijo Alí.

Aquil tiene claro que la lealtad y la convicción de Jafet llevó a Fuerza Herediana a nombrarlo gerente general, pues confían plenamente en sus decisiones, tanto a la hora de contratación de jugadores como a la hora de sentarse en el banquillo.

Sin embargo, Aquíl también ha llevado la batuta en las negociaciones. Él fue el encargado de convencer a Rándall Azofeifa para que se vistiera de amarillo, una vez que Saprissa no lo contrató, y también, junto a Soto, llevaron a Paulo César Wanchope al Team.

“Jafet es como un hermano menor para mí. En mi época de presidente él era jugador y capitán del equipo y me ayudó a resolver muchos problemas y evitar huelgas por falta de pago. Nosotros le tenemos mucha confianza. Demostró lealtad, honestidad y eso es muy importante”, agregó Alí.

Al consultarle al vicepresidente de Fuerza Herediana si en algún momento han reprendido a Soto por sus expulsiones, o bien por los altas multas que ha debido pagar el club (el torneo anterior casi los ¢2 millones), este explicó que ha tenido razón en levantar la voz.

“Con mucha gusto Herediano lo paga, con mucho gusto. Puedes ponerlo así. ¿Sabes por qué? Lo que pasa es que con mucho sacrificio hemos logrado armar una buena planilla y los árbitros muchas veces no nos dejaron jugar. Wálter Quesada nos perjudicó en el Saprissa cuando no nos pitó tres penales en una semifinal y Keylor Herrera, también nos perjudicó en la final ante Pérez Zeledón. De los árbitros no podían defendernos, es por eso que Jafet levantó la voz”, aclaró Alí.

Otro tema que ha debido enfrentar Alí, junto a Fuerza Herediana, es el financiamiento del club, empero desde su llegada a la institución se ha especulado la manera en que se obtienen los fondos para tener un equipo competitivo y pagar los salarios, algo que no preocupa al dirigente rojiamarillo.

“Al principio me molestaban (las especulaciones), pero después de 20 años en el fútbol no me molesta, mientras no me toquen. Voy al estadio y a otros lugares y escucho comentarios, pero no dejo que me afecten. A Jafet antes lo afectaba, pero aprendió que para estar en el fútbol uno debe tener piel de elefante y cocodrilo juntas”, aseguró Alí.

Entonces; ¿cuál es el secreto para tener un equipo competitivo, con salarios al día y que ha ganado cinco títulos desde que asumió Fuerza Herediana?

“La parte salarial es competitiva, un poquito menos que Saprissa y Alajuelense. Este equipo es una familia y es muy difícil que un jugador se quiera ir a otro equipo y además tienen la oportunidad de firmar en el exterior. Nuestros patrocinadores creen en el proyecto y tenemos un equipo de trabajo con identidad y mística. Apenas son 20 personas en la parte administrativa y no pagamos salarios de $20.000 a los jugadores o presidentes, Nosotros tampoco ganamos por estar acá”, sentenció Alí.

El dirigente expresó que otro condimento de la fórmula es mantener una planilla muy similar en salarios y apostar por ser ganadores 100%.

“Explíqueme usted que jugador no va a querer estar en un equipo que de las últimas 14 finales ha jugado 13... Es que también los deportistas quieren tener éxito y acá es donde eso se tiene más cerca”, concluyó.