Fútbol Nacional

Andy Reyes sigue inmerso en la felicidad por volver a ser protagonista

El atacante de Saprissa asegura que Jeaustin Campos le devolvió la alegría por jugar al fútbol

La alegría es un sentimiento que Andy Reyes volvió a experimentar, se llenó de confianza y emoción al salir a la cancha en los últimos juegos donde Saprissa clasificó a semifinales.

Con seguridad y convencimiento Andy afirma que Jeaustin Campos, técnico del cuadro morado, logró elevar sus vibraciones, le habló y lo convenció de que talento tiene de sobra.

“Yo me había como bloqueado”, asegura Reyes, quien en el sprint final del Clausura fue titular en los últimos siete encuentros de Saprissa, colaboró con asistencias y anotó dos goles, uno de ellos contra la Liga.

“Jeaustin me dio la oportunidad y debía aprovecharla. Rándall Row, Marco Herrera y los compañeros me acuerpan, por eso he tenido buen cierre y aspiro a muchas cosas más”, asegura este joven de 23 años, quien se crió en San Miguel de Naranjo.

Con Iñaki Alonso, anterior timonel tibaseño, Reyes actuaba poco y volvió a sentir la incertidumbre que lo agobió en su paso por Cartaginés y el fútbol extranjero, donde la opción para jugar era a cuentagotas.

“Siempre trabajé a conciencia y no tengo nada contra Iñaki, pero me alineaba ratillos, o me daba un partido y me dejaba fuera en cuatro, entonces así quién va a ser constante con el rendimiento”, expresa Andy, quien hace una pausa para conversar del pasado y recordar cuando salió de Carmelita para irse al Pachuca y luego al balompié de Austria.

Las expectativas eran enormes, al muchacho lo veían como un diamante en bruto, pero la realidad futbolística lo frenó en seco.

Según resalta, en Pachuca Juan Calero, hijo del exportero Miguel Calero, era el capitán y le quitó protagonismo, lo mismo le sucedió en Austria, primero las lesiones y luego un brasileño con mucho gol terminaron con su aventura y regresó al país cuando iniciaba la pandemia.

“Yo tuve una malísima racha por decirlo así, pero no siempre hay oscuridad. Mi familia siempre ha estado presente y solo ellos saben lo que uno vive día a día en esas tormentas”, destaca Reyes.

La sombra de la inactividad lo siguió hasta Costa Rica, fichó con Cartaginés y también jugaba poco, por eso se sorprendió cuando Saprissa se fijó en él como refuerzo para este torneo, Andy acepta que no había hecho méritos estar con los josefinos.

“Me sorprendió un poco que Saprissa me llamara y en el fondo como que no quería ir, porque no había tenido un buen campeonato. Creo que muchas veces los jugadores deben pasar a otros equipos por méritos. Era consciente que no lo había hecho tan bien como para que se fijaran en mí”, comenta el delantero, quien reconoce que con su fichaje leyó y escuchó comentarios como: “no hizo nada en Cartaginés y lo traen, ¿quién es ese?, ¿de dónde salió?

“Antes yo veía redes sociales y me enteraba que la gente decía por qué me contrataron, no ha hecho ni un gol y esas cosas, pero no hacía caso, aunque a mi mamá sí le afectó un poco esos comentarios”, destaca el atacante, quien no quería dejar pasar la ocasión que le abría Saprissa.

“Venir a Saprissa fue la mejor decisión que he tomado, hay que aprovechar las oportunidades, montarse al tren cuando pasa”, dice Andy con seguridad convencido de que los dirigentes tibaseños vieron en él las cualidades que exhibió en selecciones menores.

“El talento lo tengo, ahí está, eso es natural, se trae. Siento que soy buen jugador, además joven y eso me ayudó para llegar a Saprissa”.

Después del clásico donde sacudió las redes, todo ha venido en ascenso para Andy y él no se conforma, trazó nuevas mentas y espera cumplirlas.

“Ese gol ante a Liga me quitó una presión de encima. Mi sueño es ser campeón y voy a dar el máximo en estos juegos que vienen para que vean que me quiero quedar, que sí la sudo”, dice Reyes, quien además vislumbra volver al exterior.

“Quiero volver al extranjero, ayudarle a mi familia, estar fuera en un buen club y asegurarme mi futuro”.

Colaborarles a sus padres es lo primero para Andy y poco a poco les ha ayudado a hacer realidad sus sueños.

“Ya les compré una casa, se las regalé hace un año y quiero seguir dándoles lo que necesiten para que no les falte nada”.

En lo personal y dentro de la cancha tampoco quiere que le falte nada, por eso piensa en las semifinales, en la mente juega esos partidos que vienen contra la Liga y después ante Herediano o Cartaginés.

“Si hay que tirarse de cabeza por el balón hay que hacerlo. Cualquiera es favorito, son partidos aparte, borrón y cuenta nueva, pero en las semifinales se debe meter con todo, nadie quiere perder porque los cuatro equipos buscan el título”.

En su primera campaña con Saprissa, Andy Reyes comenzó a encontrar la regularidad que tanto añoraba y está convencido de que en Saprissa hay algo diferente, “sí existe ese ADN”, resalta Andy que tanto hablan los morados.

“Claro que sí existe, al principio no salían los resultados, pero el clásico marcó un antes y un después y ahí salieron más las cosas. Uno veía que nos atacaban y aparecía Mariano (Torres) en la esquina defendiendo y saliendo para ir al ataque. Bolaños (Christian) metía, todos peleaban cada balón y eso es ponerle al máximo. Aquí hay que dar mil por mil por una afición exigente y luego para respaldar al técnico quien te da la confianza”.

Confianza y alegría ganó este joven delantero saprissista, quien de niño cogía café en San Miguel de Naranjo, sin imaginar que ese fue el primer paso que lo marcó como persona y después como futbolista. Fue verse cara a cara con la responsabilidad y con metas que lo llevaron a correr tras un balón.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.