Daniel Jiménez. 15 septiembre

Álvaro Saborío siempre es sinónimo de gol. No importa cuántos años tenga y si es titular o suplente. Su olfato goleador está al servicio de su equipo cuando más lo necesita, tal y como sucedió la noche de este domingo en el Estadio Carlos Ugalde ante el Herediano.

Cuando se enfrenta a un atacante con sus cualidades no se le puede dar espacio, no puede haber cabida para la desconcentración, hay que tenerlo referenciado en todo momento. Si no que lo diga el zaguero Orlando Galo.

Álvaro Saborío llegó a su sexto gol en el campeonato nacional con el conseguido esta noche frente al Herediano . Foto: Rafael Pacheco
Álvaro Saborío llegó a su sexto gol en el campeonato nacional con el conseguido esta noche frente al Herediano . Foto: Rafael Pacheco

Saborío dejó al joven defensor perdido en el área. Aprovechó un centro de Mynor Escoe y con clase concretó el gol que inclinó la balanza en el compromiso y que al final de los 90 minutos le permitió convertirse en la figura.

El experimentado delantero recibió el centro con su pecho, con fuerza se quitó de encima a Galo y definió de pierna derecha al palo largo del guardameta Esteban Alvarado.

El segundo tiempo recién iniciaba y ya Sabo ponía a festejar a los presentes en el Estadio Carlos Ugalde. En el primer tiempo, el goleador ya había tenido al menos dos oportunidades claras para enviar el balón al fondo de la red, pero no estaba tan fino como de costumbre.

El resultado fue el justo por lo visto en el campo. De San Carlos se destaca ese coraje y deseo de ir al frente con orden, mientras que el Team hizo alarde de su inconstancia, tal y como ha sido todo el torneo: a veces sí y a veces no.

Los de casa comenzaron a adueñarse del balón y poco a poco de las ocasiones de peligro en el compromiso. En la primera mitad no hubo acciones de peso en el arco de Patrick Pemberton, pero sí en el de Alvarado.

El juego fue intenso, los primeros 45 minutos dejaron dos figuras: el extremo izquierdo Rachid Chirino por los sancarleños y el volante de contención José Mora por los heredianos.

La velocidad y picardía de Chirino se disipó en el complemento, pero no el ímpetu de Mora, quien terminó como el mejor hombre florense en el terreno de juego.

Los Toros se enconaron bien en los últimos instantes del encuentro para defender el 1-0 en el marcador. Esta es una de las especialidades del técnico norteño.

Fue hasta los 84 minutos cuando apareció la figura de Pemberton en el juego tras un potente remate rastrero de Francisco Rodríguez.

El arquero volvió a la titularidad del plantel luego del fallo de Marco Madrigal el pasado miércoles en el Estadio Ricardo Saprissa, donde su equipo perdió 3-1.

Otro duelo interesante se vivió en los banquillos. Ambos técnicos con estilos distintos: Luis Marín es más calculador y equilibrado, mientras Jafet Soto le apuesta al fútbol rápido por los costados.

En esta oportunidad se impuso más el orden y la eficacia de los de casa, que el ímpetu que pudo llegar a alcanzar en minutos finales la visita.

Los cambios del estratega rojiamarillo no surtieron efecto. Moisés Arce tampoco tuvo tanto control de balón, Yendrick Ruiz no tuvo una acción clara para anotar y Nextalí Rodríguez no pudo ser el revulsivo que nos tiene acostumbrados en juegos anteriores.

Con un buen fútbol y con Saborío como estandarte, los dirigidos por Marín desterraron a Herediano del tercer lugar de la tabla de posiciones y ahora ellos usurparon ese puesto con 20 puntos.

Mientras que Jafet y compañía se tuvieron que devolver a Heredia con 18 unidades, las mismas que el Santos de Guápiles, pero con mejor gol diferencia (+8 frente a +6).