Fanny Tayver Marín. 10 agosto
Alajuelense recuperó la confianza el domingo pasado al vencer a Cartaginés en un partido de intensidad y emociones, pero este sábado tendrá una prueba de fuego ante Carmelita en el Morera Soto. Fotografía: Rafael Pacheco
Alajuelense recuperó la confianza el domingo pasado al vencer a Cartaginés en un partido de intensidad y emociones, pero este sábado tendrá una prueba de fuego ante Carmelita en el Morera Soto. Fotografía: Rafael Pacheco

El primer mensaje de Luis Diego Arnáez a sus hombres durante esta semana es que no pueden desaprovechar oportunidades y que esta jornada podría sacarlos del tercer lugar y enviarlos a la cima del Apertura 2018.

La Liga tiene seis unidades, un punto menos que Herediano y Saprissa. Este sábado recibirá a Carmelita, a partir de las 7:35 p. m., y si los erizos ganan y el domingo en Tibás se produce un empate entre morados y rojiamarillos, los manudos serían líderes en la cuarta fecha del torneo.

“Eso lo hemos pensado, lo hablé en la primera charla de la semana de que nosotros tenemos que ganar este partido contra Carmelita para darnos más seguridad, para ratificar el buen partido que habíamos hecho en Cartago y que teníamos que esperar resultados que nos podrían dar eventualmente el primer lugar”, mencionó el técnico de la Liga antes de que empezara la última práctica previo al juego de este sábado.

Y agregó: “Es una opción que está ahí, es factible que ese resultado se pueda dar y que nosotros podamos amanecer líderes”.

Sin embargo, claro está que los partidos primero deben jugarse y que ya es una tradición de que Carmelita complica a Alajuelense en el Morera Soto.

“El Carmen cuenta con un equipo joven, rápido, que juega bien, ha tenido buenos resultados. Para nosotros el partido es importante porque logramos levantarnos de la derrota de Pérez Zeledón en un buen partido contra Cartaginés y queremos tener ya una seguidilla de dos partidos, ganar de local que en este torneo no hemos podido y seguir en la lucha por ese primer lugar”, dijo el timonel.

Según Arnáez, un triunfo este sábado significaría para la Liga que la misma afición recupere la confianza, al ver que su equipo amarra dos victorias seguidas.

“El primer partido que tuvimos acá en casa se pierde después de haber hecho un buen partido en Grecia, nos recuperamos, se viene el segundo juego de local y no podemos dejar pasar esta oportunidad de sumar tres puntos en el inicio del torneo, cuando ya hay equipos que se vislumbran fuertes para el inicio del campeonato y nosotros queremos ser uno de esos. Ganando esos tres puntos nos perfilamos como uno de los equipos con aspiraciones de ganar el campeonato”, recalcó.

Alajuelense recuperó esta semana a su candado Luis Garrido, quien ya está listo para jugar.

Quien va un poco más lento es José Miguel Cubero, porque los erizos no desean que por una imprudencia se lesione de nuevo.

“Queremos un jugador en plenitud de condiciones para que nos pueda ayudar y un jugador con el talento de Cubero que nos pueda ayudar no solo en estos partidos, sino en todo el campeonato”.

Róger Rojas tampoco actuará contra los verdolagas, pues su problema es en el aductor y Arnáez dice que en esa zona hay que tener mucho cuidado.

“En pretemporada él había tenido una molestia ahí también y se recuperó, jugó unos partidos, pero siempre sentía una molestia y después del partido contra Grecia le molestó bastante”, recordó el timonel sobre el caso del Ro-Ro.

Pese a que el catracho aún no puede jugar y que la Liga ya no cuenta con Abdiel Arroyo, quien se marchó al Santa Clara de Portugal, Arnáez seguirá con su propuesta de tres hombres en punta, según confirmó este viernes.

“Vamos a tratar de seguir manteniendo esa línea, muchas veces los partidos son los que en el trascurso o en el desarrollo de ellos dicen si hay que hacer una variante o modificar un poco el sistema. En Cartago lo hicimos por lo que estaba pasando y nos dio resultado, recompusimos, el partido se equilibró mejor y al final lo ganamos”.

Esa es su fórmula, pero no descarta implementar otras variantes.

Los manudos están atentos, porque saben que los rivales les salen respondones en el Morera Soto.

“Eso es casi un hecho, que los equipos vienen a presionarnos arriba, tal vez no a meterse totalmente atrás y hacer un bloque corto profundo, pero sí nos van a dar la iniciativa, nos van a dar la salida y hemos hablado de que tenemos que tener paciencia con el manejo de la pelota y darle buena circulación”, indicó Arnáez.

Pero, ¿qué es eso? “No caer en el juego lento, no caer en un juego rápido, pero seguro y no ir solo por un sector, sino tratar de aprovechar todo el ancho del campo”.