Fanny Tayver Marín.   9 diciembre, 2018
La tanda de penales significó el final del torneo para la Liga. Fotografía: José Cordero

Alajuelense quedó muy cerca de llegar a la lucha directa por el título. Los rojinegros se tenían fe y la afición abarrotó las gradas del Morera Soto.

La casa rojinegra no lucía al 100% desde hacía varios torneos. Hubo mosaico, humos en tonos rojo y negro y de nuevo presentaron un tifo que se desplegó en la gradería sur.

Esos aficionados, que no se dan el gusto de festejar un título desde el Invierno 2013, respondieron en las gradas, pero después de que Liga Deportiva Alajuelense ganó 2-1 el juego de este domingo y la serie de la fase final quedó 3-3 en el global, los penales provocaron un silencio sepulcral en la casa manuda.

Del fiestón, los erizos pasaron de nuevo a la desilusión y a la frustración, porque ya son cinco años sin salir campeones.

“Es muy duro porque ya son cinco años y eso las personas te lo cobran, es una institución que está acostumbrada a ganar títulos. A veces tenés que estar muy fuerte de la cabeza para que eso no te afecte”, apuntó Allen Guevara, quien asegura que en la Liga siempre ha habido presión y ahora más, a las puertas del centenario.

“Ahora se celebra algo muy importante y tenemos que volver a dar la cara para salir de esto”, añadió Cusuco.

El volante lamentó que Alajuelense quedara fuera de esa gran final contra Saprissa, en el pulso directo por el título.

“Estuvimos muy cerca, yo creo que todos anduvimos en buen nivel, el equipo mejoró en lo que habíamos perdido en torneos anteriores. Se cerró de una buena forma, pero esto no era lo que queríamos”.

La frustración que se palpaba en las gradas, también la reflejó José Miguel Cubero, quien acudió a la esquina sureste a atender a la prensa una vez que se definió la serie y cuando volvió a ver hacia el sector en el que estaba su familia, el contención y defensa no pudo contener las lágrimas.

“Esto golpea duro, para eso vine a Costa Rica, porque afuera estaba cómodo y es lamentable que se diera esto. No hay nada que reprocharle a ningún compañero, esto se definió en penales, estábamos jugando contra un gran equipo y hay que tener la humildad. Son lágrimas de tristeza porque viera qué sufrimiento, haciendo un buen torneo con tantas lesiones y todo”, reseñó Cubero.

Y agregó: “Estoy muy orgulloso de los compañeros, de esta afición, de la Junta Directiva y yo sé que la Liga Deportiva Alajuelense va a levantarse. Yo soy uno de los que me levanto más fuerte cuando pasan estas cosas. Fuimos al frente, fallamos algunas, pero es que la tanda de penales es así”.

Por su parte, Kenner Gutiérrez también apuntó que la eliminación de la Liga fue dolorosa y cruel, pero considera que los futbolistas se van “con la cabeza arriba”.

“No tenemos nada que recriminarle al grupo, nos esforzamos, hicimos un partido digno de una final y ahora les tocó a ellos. Pensábamos que este podía ser nuestro torneo, que estábamos mucho más cerca, trabajamos muy fuerte, dimos la vida dentro de la cancha y se dio por penales. El juego en sí fue de alta intensidad, un mano a mano, luchamos, corrimos, dimos lo mejor de cada uno y nos tenemos que ir con la frente en alto", subrayó el defensor.

También dijo que ellos en la intimidad del camerino veían que el equipo había recobrado el hambre de triunfo que se esfumó en torneos pasados y no querían desaprovechar la oportunidad que tuvieron en este torneo.

“Sentíamos que estaba más cerca que nunca, creo que el grupo se reforzó bien, hicimos una bonita familia, pero contra San Carlos estábamos todos felices porque ganamos en penales y contra Herediano nos toca la más dura”.

En el torneo pasado, la Liga no ganó la cuadrangular por diferencia de goles y eso la dejó fuera de la final. Esta vez, fueron los penales los que le provocaron la eliminación y un torneo más sin conseguir el objetivo.