Esteban Valverde. 18 agosto
Jonathan McDonald felicitó a José Miguel Cubero luego de que el erizo consiguiera la primer anotación ante Universitarios. Fotografía: José Cordero
Jonathan McDonald felicitó a José Miguel Cubero luego de que el erizo consiguiera la primer anotación ante Universitarios. Fotografía: José Cordero

Liga Deportiva Alajuelense se probó ante la Universidad de Costa Rica que el fútbol puede realizarse con dos hombres en punta, también se quitó el miedo de ser el equipo que lleva los hilos, domina y asfixia al rival para sentenciarlo sin necesidad de sufrir. Los manudos golearon 4 a 1 pero pudieron meter por lo menos dos tantos más.

Andrés Carevic, criticado por su timorato planteamiento en el clásico ante Saprissa, desde ese día entendió que no puede ser predecible porque su fórmula de un hombre en punta y dos extremos lo llevó a la cima, pero también lo hizo caer en la realidad al perder el duelo ante Saprissa, en su cancha: el Morera Soto.

Frente a Grecia, el estratega se atrevió a usar dos puntas durante 45 minutos por primera vez y marcó tres dianas, ahora los dejó los 90 minutos y goleó. Con dos atacantes ha hecho siete dianas en partido y medio.

Desde el primer minuto la Liga encimó, ahogó, se encargó de meter a su contrincante en su área y los tiros empezaron a llover en el marco de Bryan Morales. No hubo que esperar mucho tiempo para que los aficionados celebraron la primer conquista por una jugada de táctica fija que anotó José Miguel Cubero.

Alex López probó de larga distancia, Ariel Lassiter cerró un par de centros al segundo palo y disparó, también Jonathan Moya disparó y McDonald lo intentó una y otra vez. La ofensiva eriza se encargó que el torrencial aguacero que caía se confundiera con su caudaloso ataque.

La Liga con dos puntas consigue no solo sumar un hombre más en el área contrario, sino que cambia totalmente su cara; Ariel Lassiter pasa de ser una referencia en ataque a ser un asistidor nato, al igual que el extremo por derecha: Barlon Sequeira.

McDonald y Moya entran en un juego de confusión con los defensores. Uno de los dos atrae marcas y el segundo pica al espacio, se turnan, no es función fija para ninguno, pero por condiciones innatas el que hace más desgaste físico es Mac y Moya se dedica a chocar.

Alajuelense continúa aprovechado de sobre manera su velocidad. Así Ariel domina su banda y cuando no está él un relevo como Marco Ureña cae espectacular para contragolpear y terminar de castigar.

El número '12' tuvo 26 minutos en el campo y en ese tiempo logró dos asistencias: una para Moya y otra para Christopher Meneses, además tuvo su chance para anotar pero Bryan Morales se lo negó.

Universitarios fue el equipo elegido por los erizos para probarse. El plantel de Minor Díaz no tuvo oportunidad de incomodar, no generó peligro, no tuvo la pelota, solamente corrió tras los constantes arribos rojinegros.

El escarmiento de la derrota ante Saprissa también tiene sus secuelas en casos individuales, así por ejemplo Christopher Meneses agarró la titularidad después de ese duelo y su aporte es notable tanto en ataque como en defensa. Ante los académicos se destapó con una celebración. Otro que asumió titularidad fue Jhamir Ordain.

La gran deuda de los liguistas es su faceta defensiva, porque todavía no consigue dejar su marco en cero.

Así, en el minuto 90, cuando Cristian Montero marcó Adonis Pineda agarró a golpes el césped, Kenner Gutiérrez se lamentó y Júnior Díaz conversó con Bernald Alfaro sobre cómo atacar a un contrario cuando viene enfilado hacia el marco. El partido era perfecto hasta ese momento.

Los rojinegros juegan bien, ahora tienen claro que manejan dos variables tácticas para buscar superioridad; una con un solo punta que funcionó un tiempo pero fue neutralizada y la receta que todo el liguismo pedía a gritos: dos hombres como referencia de ataque, esa que ya le remontó un partido que perdía y también ya le dio una goleada a favor.

Los manudos son líderes y ya le sacan tres puntos al Saprissa.