Fanny Tayver Marín. 7 octubre
Alajuelense dio un golpe de autoridad en Tibás para aumentar su ventaja en la cima. Fotografía: Alonso Tenorio
Alajuelense dio un golpe de autoridad en Tibás para aumentar su ventaja en la cima. Fotografía: Alonso Tenorio

Los dos clásicos de la fase regular de este campeonato han sido claves para que Liga Deportiva Alajuelense sea superlíder del Apertura 2019, según aseguran en el cuerpo técnico del club, la dirigencia y los mismos jugadores.

Saprissa se dejó la victoria en el Morera Soto el pasado 10 de agosto (1-2), en un partido que avivó las dudas y disparó las críticas hacia una Liga que dejó de hacer lo que había mostrado en las primeras cuatro fechas del torneo.

Esa vez, Alajuelense tenía dos jornadas de ser líder y sumaba diez puntos, cuatro más que los morados. La lucha por el liderato se redujo a un punto. Esa derrota en casa, contra el archirrival, le cortaba las alas a la Liga y por los antecedentes de los torneos anteriores, en los que el equipo no respondía en partidos importantes, se sembraba la inquietud: qué pasaría con los erizos a partir de ese juego.

Luego de aquel clásico perdido, vino un cambio de actitud en un equipo al que le cuestan los partidos en casa, pero que a domicilio es intratable.

“A veces es difícil explicar esto de que uno aprende en las derrotas, porque es trillado y puede verse como conformismo, pero a nosotros nos sirvió muchísimo, fue una enseñanza, nos puso los pies sobre la tierra. Aquí no hay que correr para llegar a la meta, hay que hacer cada kilómetro al ritmo que se entrena, que se planifica, sirvió para unir al grupo, poner el campeonato en perspectiva y, bueno, también sirvió para que este domingo muchos entraran con ganas a buscar los tres puntos”, expresó el presidente de la Liga, Fernando Ocampo.

Así celebraron los integrantes de Alajuelense la victoria de 5-2 ante Saprissa en el reducto morado

“Fue un punto importante ese partido, porque creo que desde ahí el equipo como que cambió el chip con algunos detalles y ha hecho que nuestro equipo se vea mejor. Por qué. porque habíamos dejado de hacer algunas cosas, que realmente las veníamos haciendo en los primeros partidos y, bueno, volvimos a retomar esos detalles”, citó el técnico argentino.

Y agregó: “Volvimos a estar todo el mundo más metido para poder ir creciendo como equipo, creciendo como conjunto y eso hizo que el equipo esté en lo alto de la tabla”.

Llegó el segundo clásico de la fase regular. La Liga se presentó en la Cueva con 36 puntos en 15 fechas, con 9 unidades por encima de un Saprissa que tiene un partido menos. Así a como hay formas de perder, también hay maneras de ganar y Alajuelense sacó un triunfo contundente de la casa morada por 5-2, con lo que se distancia la S en 12 unidades.

“De aquel clásico fue un golazo de (Rándall) Leal el que nos costó el partido, estaba empezando el torneo, ahora está más maduro y bueno, este nuevo partido contra Saprissa nos afianza en el liderato con un resultado que fue abultado y es un golpe de autoridad”, indicó Jonathan Moya.

Mientras que Kenner Gutiérrez también destacó que luego de aquella pérdida, cualquier equipo se hubiese caído, pero que la Liga supo levantarse con más fuerza.

“Nos topamos con un Saprissa que va segundo, nos podíamos alejar más y sucedió. Ahora tampoco es que nos vamos a volver locos. Los aficionados que disfruten y celebren el resultado, pero nosotros aquí adentro tenemos mesura, porque falta mucho torneo”, comentó el defensor.

Después de aquel clásico perdido, Alajuelense contabiliza nueve triunfos y dos empates; mientras que en el caso de los morados, tras ese gane en el Morera registran cinco victorias, tres empates y dos derrotas.

En lo que va del torneo, la Liga de Andrés Carevic presenta un rendimiento del 81,25%; mientras que el del Saprissa de Wálter Centeno es del 60%.