Por: Fanny Tayver Marín 17 abril, 2017
Din John Arias (der.) festeja el golazo de le marcó ayer a Herediano. Kevin Sancho se acerca a la celebración. | JOSÉ CORDERO
Din John Arias (der.) festeja el golazo de le marcó ayer a Herediano. Kevin Sancho se acerca a la celebración. | JOSÉ CORDERO

Dentro de la lista de futbolistas que manejan en Alajuelense para reforzar al equipo, hay dos nombres que tienen mucha fuerza: se trata de los volantes Brayan López (Belén) y Din John Arias (Pérez Zeledón).

La Nación los contactó a ambos y negaron que ya los hayan contactado.

Sin embargo, fuentes allegadas a sus equipos confirmaron que sí hay un acercamiento.

"Por el momento no hay nada resuelto, lo que ahorita deseo es descansar y pensar bien. Está la oferta en Pérez Zeledón y por el momento no hay nada", citó Arias.

Y agregó: "Hasta ahorita escucho eso de la Liga".

Al consultársele si le gustaría vestirse de rojinegro, primero se rió y después afirmó: "Cualquiera se desearía estar en un equipo grande, creo yo. Si sale la oportunidad habría que pensarlo, pero de momento no hay nada claro".

Por su parte, Brayan López dijo: "Estoy libre, estoy abierto a escuchar propuestas de si sale algo, Belén quiere que renueve, pero no nos hemos sentado a conversar todavía".

Mencionó que se tomará su tiempo para decidir, porque el torneo acaba de finalizar para él.

"Sería bueno ir a un equipo grande, pero hay que esperar".

Brayan López es oriundo de Alajuela, tiene 27 años. En este Verano marcó tres goles con los belemitas y jugó 1.742 minutos.

En el caso de Din John Arias, tiene 24 años, marcó un tanto con los generaleños y en catorce juegos sumó 961 minutos.

Él es de Hatillo y su historia no ha sido fácil. Un día después de convertirse en el verdugo de Herediano, en febrero pasado, el volante josefino reveló en las páginas de este medio que pasó hambre y hasta pensó en el retiro.

"Se me quieren salir las lágrimas cuando recuerdo las condiciones en que viví al llegar al equipo. Había problemas económicos, estaba sin goce de salario, sin tener qué comer, ni para los pases para ir a San José a ver a mi familia, pero aún así me mantuve firme a pesar que varias veces pensé en dejarlo todo", recordó Arias.

El volante no olvida la ayuda que le brindó su amiga Cristina Sánchez, quien incluso le prestó dinero para que pudiera salir adelante.

"Ella solo me dice limón porque dice que soy un amargado, es mi mejor amiga y siempre estuvo pendiente, me preguntaba qué necesitaba, y me prestó dinero para comer y otras cosas. También me ayudaron Erick Marín y Dave Myrie; por ellos es que estoy aquí, ya que me motivaron a seguir adelante en el fútbol", reveló Arias.

Otro futbolista que la Liga también tiene bajo la lupa es Suhander Zúñiga, quien milita en Carmelita.

Inclusive, varios integrantes del cuerpo técnico de los erizos han ido a verlo.