José Pablo Alfaro Rojas. 22 julio, 2018

Ganó Saprissa. Ganó Mariano. El fútbol del campeón pasa por la simpleza de su volante, capaz de definir el ritmo y mover los hilos a su gusto. Con soltura, de un costado a otro, a veces lanza o a veces toca en corto, como si decidiera qué se tiene que hacer y cuándo se debe hacer.

2 por 1, un triunfo quizás esperado para la S con un libreto aún en ciernes. No era fácil, tampoco, sobrepasar la estructura establecida por un equipo que pelea. Siempre pelea el Santos.

Mariano Torres conduce la pelota, ante la presión de Francisco Flores y Edder Solorzano. Fotografía: Albert Marín.

La primera prueba condujo a Saprissa por la ruta esperada, con Torres como eje esencial en la elaboración y la conducción, esta vez acompañado por el trazo limpio y preciso de Juan Bustos Golobio, muy participativo en la inicial, cuando la S fue paciente con la redonda.

La paciencia puede tomar dos vías, a razón de los recursos individuales y tácticos del equipo. Se vuelve predecible y lento, con el control y el dominio pero sin vértigo; o se consigue cambiar el ritmo con futbolistas rápidos y capaces de romper el cerrojo en el uno contra uno y el gran beneficio de tener la pelota, lo que impide cualquier oportunidad de asomo del contrario.

La apuesta de Saprissa sostuvo la idea de penetrar por los costados, con una repercusión constante de Ricardo Blanco por el perfil diestro y con Christian Bolaños y Daniel Colindres para asociarse con los carrileros, o romper con diágonales hacia adentro para buscar el remate.

Fue Johan Venegas quien, por fin, jugó de punta para complementar el juego de mediocampo con una función de pivoteo y de correr a la espalda de los centrales.

Rápido se le alinearon las estrellas al Saprissa, cuando Torres cobró un tiro de esquina que se filtró entre la zaga santista; el arquero Bryan Morales salió muy mal, a la vez que recibió un ligero empujón de un jugador morado, que le permitió a Alejandro Cabral definir de cabeza, al 16′.

Le costó al Santos engancharse. La estructura consolidada de los últimos torneos no muestra grietas en lo colectivo, pero resiente la ausencia de individualidades de peso.

En el segundo periodo, con la obligación de proponer, Santos denotó que aún ante la adversidad, se sobrepone una idea ya establecida por Johnny Chaves, con algunas piezas de la cantera que auguran un futuro promisorio para la renovación, como el joven volante mixto Denilson Masón.

Torres lanza un centro, mientras recibe la presión de Jorge Davis. Fotografía: Albert Marín.

No se le hizo fácil carburar. Empezó con el pie izquierdo el plantel caribeño, cuando Johan Venegas se aprovechó de un rebote suelto cerca del área para recepcionar el balón y cruzar el balón al palo contrario del arquero. Buena definición del mundialista, suelto en la función de ser el único punta. Ante la salida de David Ramírez, Ariel Rodríguez y Jonathan Moya, es su turno.

Y al 47′, recién iniciada la complementaria, perforó las redes para anotar el segundo.

La respuesta visitante fue inmediata. Los volantes se soltaron las amarras para abandonar su posición y sorprender al club morado. Solo tres minutos más tarde, Starling Matarrita cobró con certeza un tiro libre para ubicar a Jorge Davis, letal con un cabezazo para descontar.

Recuperó el alma el equipo santista, que encontró en los pases a la espalda y las penetraciones por los extremos una fórmula para dañar al Saprissa, inconsistente y poco fino en la contra.

El pressing y el dobleteo le permitieron al visitante neutralizar el mediocampo morado, pero le faltó claridad en la toma decisiones, ante la necesidad de ser más punzante en ataque.

Con el ingreso de Marvin Angulo, participativo e insistente en los trazos largos, Saprissa retomó algo del juego vertical de la primera mitad, con el remate de media distancia y las diagonales de Colindres y Venegas. Tres jugadas de gol consecutivas pudieron transformarse en el tercero.

Saprissa: Kevin Briceño, Ricardo Blanco, Alejandro Cabral, Alexander Robinson, Christian Bolaños, Luis Stewart Pérez, Juan Gabriel Guzmán, Juan B. Golobio, Mariano Torres, Johan Venegas, Daniel Colindres.

Santos: Bryan Morales, José Garro, Rándall Alvarado, Francisco Flores, Juan D. Madrigal, Jorge Davis, Denilson Mason, Raymond Salas, Edder Solorzano, Francisco Rodríguez y Starling Matarrita.