Cristian Brenes.   14 enero

La incertidumbre por desconocer cuándo llegará el salario, las congojas y los dolores de cabeza por no tener cómo hacerle frente a las deudas y las penurias por no recibir el sueldo a tiempo para cubrir las necesidades en el hogar; todo esto se vivía antes en Cartaginés, pero ahora la realidad es otra.

El giro es radical, el inicio del torneo es atípico para la planilla de los brumosos. ¿Cómo es tener el pago al día en el conjunto blanquiazul?

El cuadro de la Vieja Metrópoli venía dando tumbos en los económico, llegó a ser tradición que previo a cada certamen figuraran por adeudarle a la seguridad social y más común fue que se presentaran incumplimientos a futbolistas y administrativos de dos y hasta tres meses en los últimos años.

Sin embargo, los inversionistas que compraron el equipo, bajo la figura de 1906 Cartaginés S. A., se comprometieron a acabar con todo esto y de momento cumplen sin quejas, en sus primeros dos meses de gestión de manera formal.

Los jugadores ya no afrontan la problemática de recibir su salario en abonos y por lo general en fechas que no correspondían. Tampoco hay saldos pendientes o aquella zozobra porque compañeros no tienen dinero; mucho menos se deben hacer prestamos o colectas en el grupo para dar una mano a los que más lo requieren.

El arquero griego Kevin Ruiz (izquierda) le cometió una falta al atacante brumoso Marcel Hernández. La acción por poco termina en gol, en el duelo en el que Cartaginés se impuso 1 a 0. Fotografía: Prensa Cartaginés.

“Cualquier organización o empresa necesita que todo esté bien, nosotros somos el motor, pero si usted tiene los salarios al día, puede exigir. Ellos (nueva administración) se están comportando a la altura con este tema, nos lo prometieron y así lo están haciendo desde que entraron”, manifestó Néstor Monge.

Mismo sentir tiene Darryl Parker, quien recalca que antes la concentración no era la misma y resultaba inevitable tener la cabeza llena de preocupaciones al salir de la cancha.

“Da mucha tranquilidad el tema económico. Cuando el jugador tiene atrasos salariales piensa más de la cuenta, pero cuando está estable a nivel económico, es cuando va a rendir. Esto es lo que nos pide la administración, que demos lo mejor, porque ellos están comprometidos y en este momento nos tienen al día”, agregó el cancerbero.

Desde la dirigencia el mensaje es claro: se cumplirá en lo financiero y esperan una retribución en lo deportivo. La administración reconoce que ahora pueden exigir resultados y no hay excusas para fallar dentro del terreno de juego.

Más allá de que enfatizan que no sobra el dinero y son muchas las deudas que deben cancelar con todos los acreedores, su planificación da para que no falte el salario y cubrir todos los requerimientos de Martín Arriola y su equipo.

“Lo importantes es que lo habíamos prometido lo estamos cumpliendo, ir consiguiendo la estabilidad poco a poco, pero con austeridad. Plata no abunda, pero debemos operar como una verdadera empresa. Si tenemos los salarios al día, podemos exigir”, manifestó Adrián Jiménez, presidente brumoso.

El dirigente agregó que ahora nadie tiene que estar pensando si le llegará lo acordado a fin de mes, tampoco si hay para concentraciones o implementos. Todo lo contrario, establecieron un presupuesto para que en el camerino solo se hable de fútbol y la imagen sea otra.

Eso sí, Cartaginés aún debe ir tapando baches para levantar su economía. La austeridad es necesaria, según el jerarca, y por ende deben cuidarse a la hora de fichar y no disparar gastos, todo lo contrario.

“Arreglamos el fideicomiso, lo de la seguridad social y estamos haciendo la planificación para los pagos respectivos que hacen falta. Esperamos en tres años o cinco solventar todo”, concluyó Jiménez.