Fiorella Masís. 7 abril
Los jugadores de Saprissa, Daniel Colindres, Aubrey David y Luis José Hernández, no encuentran explicaciones tras el gol del Philadelphia. Fotografía: John Durán
Los jugadores de Saprissa, Daniel Colindres, Aubrey David y Luis José Hernández, no encuentran explicaciones tras el gol del Philadelphia. Fotografía: John Durán

Antes de anotar el 1-0, el Philadelphia Union había provocado si acaso una llegada al marco de Aarón Cruz. Después, en el segundo tiempo, apenas se aproximó al área de Saprissa, pero ya el daño estaba hecho.

El conjunto estadounidense le repitió la dosis al Saprissa, al que con poco le hacen suficiente mal.

Es cierto que este equipo tibaseño no recibe tantos goles como en otras épocas. Eso sí, son los suficientes para perder o no ganar partidos.

Philadelphia lo volvió a recordar, con un resultado desfavorable que agranda la crisis de los morados.

Un solo gol en contra también lo hizo caer ante el Sporting FC, empatar ante Guadalupe, Santos y San Carlos.

Eso deja muy claro los perjuicios que pueden provocar “desatenciones”.

Pese a eso, Roy Myers ha destacado progreso en la parte baja, sobre todo por esa reducción en la cantidad de anotaciones en contra.

El gran problema, es que su equipo tampoco es capaz de anotar más goles que el rival.

Ante los norteamericanos la desatención fue garrafal, porque se trató de un error de marca. Dos defensores morados llegaron al área sin marca, dejando solo al delantero que finalmente anotó.

“Los juegos se definen por errores, creo que estuvimos atentos en los 90 minutos a excepción de la acción del gol. Nos estaba costado mucho anotar, pero también debemos cuidar el cero en demasía. Pero sí veo esa evolución. No es que no nos nos vamos a equivocar, pero esperamos equivocarnos un poco menos. Al final nos terminan anotando y eso nos preocupa, pero sí hemos mejorado bastante en defensa”, sostuvo el técnico tras el partido ante Philadelphia.

Los jugadores también consideran que hubo una mejoría en el ataque, pues generaron más oportunidades.

Así lo expresó Daniel Colindres, quien cree que merecieron un poco más.

“Siento que nos vamos un poco cabizbajos, hicimos un buen partido, pero un despiste nos juega en contra y el equipo de Philadelphia logró la anotación. Después de ese gol, el equipo se tuvo confianza, manejó la bola, fue arriba, por momentos un poco desordenados, después con buen criterio”.

“En el segundo tiempo tuvimos buenas opciones, llegamos con más criterio, nos vamos con sensación de que el resultado fue injusto. Pero el equipo está tranquilo, sabe que puede dar pelea en Estados Unidos, allá se puede sacar la tarea”, añadió.

Antes de jugar en Philadelphia, el próximo miércoles, los morados recibirán al Municipal de Pérez Zeledón, el sábado a las 8 p .m.