Por: Cristian Brenes.   13 marzo

Cartaginés está inmerso en una crisis que pareciera no tener fin, los brumosos están acorralados y no dan señales de respuesta; como si fuera poco, la debilidad mental los carcome y así lo reflejan las estadísticas y lo aceptan los propios jugadores.

El conjunto blanquiazul no solo es penúltimo en el Torneo de Clausura 2018 y en la tabla acumulada, sino que en todo el campeonato actual nunca ganó o al menos empató un partido en el que inició perdiendo. Esto refleja y confirma la falta de confianza de la que hablan sin tapujos los futbolistas.

Gustavo Roverano y jugadores de Cartaginés dan la cara ante la crisis

Basta con que los centenarios reciban un golpe para caer a la lona y no levantarse más. En siete compromisos en los que empezaron en desventaja cayeron, en uno en el arrancaron ganando también mordieron el polvo, mientras que en cuatro en los que se fueron arriba en el marcador se tuvieron que conformar con un punto y únicamente en uno lanzaron el puñetazo antes y sumaron de a tres.

Si se es un poco más específico, el conjunto de la Vieja Metrópoli es el cuarto club que más ha ido perdiendo en el Clausura 2018 con 355 minutos en desventaja de 1.350 posibles (27%), solo por encima de la UCR (363), Carmelita (481) y Liberia (553).

“Yo veo una ansiedad por hacer las cosas bien y eso es contraproducente. El tema acá no pasa por los jugadores o porque no metan. Hay un tema de exceso de querer hacer las cosas bien y ante la primera situación adversa, el equipo entra en una situación de que no le sale nada y eso es lo que hay que trabajar”, manifestó el técnico Gustavo Roverano.

Incluso, Cartaginés es el octavo equipo que menos fue ganando en el certamen, tan solo 271 minutos totales. Los académicos con 239, Guadalupe con 222, Limón con 152 y los liberianos con 96 son los que tienen peor registro que los brumosos en este apartado.

El presente de los blanquiazules es alarmante: acumulan un rendimiento del 20%, apenas triunfaron en un duelo, empataron seis y perdieron ocho. Además, en la acumulada apenas tienen nueve unidades de ventaja sobre los liberianos, que son coleros.

Cartaginés sumó su octava derrota en el Torneo de Clausura 2018 ante Guadalupe. Los brumosos cayeron 2 a 1 en su estadio en la fecha 15. Fotografía: Albert Marín.
Cartaginés sumó su octava derrota en el Torneo de Clausura 2018 ante Guadalupe. Los brumosos cayeron 2 a 1 en su estadio en la fecha 15. Fotografía: Albert Marín.

“Es más un tema de confianza. Cuando no han salido las cosas bien en los partidos, la presión y las ganas de hacer las cosas bien nos pasan la factura. El equipo está bien por lapsos, pero cae el gol en un descuido, viene la desconfianza del grupo y el querer ayudar más de la cuenta nos pasa factura”, señaló Rándall Brenes.

El tema no pasa por inexperiencia y así lo recalcan jugadores como Michael Umaña, el Chiqui y Paolo Jiménez, Johnny Woodly y Néstor Monge, entre otros de los que cuentan con más recorrido.

Lo único claro es que a falta de siete jornadas el peligro de perder la categoría es real para los centenarios y están obligados a trabajar más la parte psicológica para responder en la cancha, de lo contrario todo se les complicaría más.

“Esto no es algo de camerino, en la semana todos queremos que esto salga adelante, el equipo tiene claro el objetivo, pero se toman malas decisiones en la cancha. No pasa por aspectos de entrenamiento o desunión, porque no es así. El equipo quiere, empieza a jugar, pero cuando cae el gol en contra empezamos a remar de atrás y nos equivocamos”, aceptó Jiménez.