Fanny Tayver Marín. 18 abril
Una combinación entre Bryan Ruiz y Alex López abrió el festín de goles de los rojinegros en el Estadio Ricardo Saprissa. Foto: Rafael Pacheco
Una combinación entre Bryan Ruiz y Alex López abrió el festín de goles de los rojinegros en el Estadio Ricardo Saprissa. Foto: Rafael Pacheco

Liga Deportiva Alajuelense encontró la forma de darse unos cuantos lujos ante el Deportivo Saprissa y, de paso, sacarle provecho a su liderato.

Días atrás, Andrés Carevic mencionaba que de nada vale tener una gran diferencia en el primer lugar de la tabla, pues se suprimió la gran final y se eliminó la ventaja deportiva que premiaba la regularidad.

Con su clasificación tempranera, el campeón nacional trata de explotar su condición y es que los últimos cinco partidos de la fase regular los toma como preparación para las semifinales.

Esa misión la inició con este clásico, al que la Liga llegaba en busca de goles y más confianza. Y lo consiguió. Además, ahora cuenta con 40 puntos y se distanció más del segundo lugar que es Santos (31); mientras que Saprissa empezó la jornada en el tercer lugar y ahora es sétimo.

Alajuelense en la cancha no tuvo piedad, aunque también es cierto que pudieron ser más anotaciones por las ocasiones generadas y porque no contaba con Marcel Hernández por un desgarro, un especialista en anotarle a la S.

No es que requería de esas anotaciones para entrar a las semifinales, porque eso lo consiguió desde la jornada anterior; sino que en el camerino liguista tienen muy presente lo que les sucedió con el Atlanta United, principalmente en casa, donde los manudos generaron múltiples ocasiones, pero no encontraron el gol.

Y en la Liga buscan que esa situación no se presente en la fase más importante del torneo, donde el único objetivo de los rojinegros es el bicampeonato.

Para ir en busca de eso, la misión empezó ante su archirrival, una paliza que comenzó con un trallazo magistral del ingeniero del fútbol del campeón nacional: Alex López. Hubo un doblete de Johan Venegas, un tanto de Jurguens Montenegro y uno de Aarón Suárez.

“Creo que esta es la mentalidad de nosotros, siempre ganar, tratar de ganar, sacar los tres puntos y ahora cambiar el chip y pensar en el siguiente partido”, reseñó Alonso Martínez en la zona mixta a Columbia.

Salió con hielo en la rodilla y él mismo explica que fue un golpe fuerte en una acción con Wálter Cortés.

“Espero este lunes ir a terapia a recuperarme para estar de la mejor manera el próximo miércoles. No sé, uno siempre dice que es un golpe, pero habrá que ver qué pasará con los exámenes”.

Muchos goles. En los últimos duelos entre Alajuelense y Saprissa se ha presentado una curiosidad y es que la Liga ha sido muy contundente.

Los clásicos cerrados, discretos, aburridos y de mucho cálculo quedaron en el olvido y también se volvieron un calvario para la S.

31 de octubre de 2020. Esa noche la Liga ganó 2-3 en Tibás, en un partido donde los rojinegros tuvieron en cancha a cinco futbolistas Sub-20 y llegaban diezmados, con las bajas de Bryan Ruiz, Jurguens Montenegro y Bernald Alfaro.

El primer clásico de este año fue de carácter internacional, con la final de la Liga Concacaf en el Estadio Alejandro Morera Soto y la Liga se impuso 3-2.

Cuatro días después, de nuevo hubo clásico en Alajuela y otra vez el triunfo fue rojinegro, con un marcador de 3-1. Ese partido detonó el fin de la era de Wálter Centeno al frente de Saprissa.

Este domingo, en el clásico 329 de la historia se dio otra goleada de escándalo, con un 0-5 en Tibás que sacó a los morados de zona de clasificación y que también provocó que Roy Myers ya no sea más el técnico del primer equipo morado.

La Liga marcó 14 goles en los últimos cuatro clásicos y Saprissa cinco. Hoy, los rojinegros tienen 18 puntos de ventaja sobre los tibaseños.