Por: Steven Oviedo.  18 abril, 2017
Rándall Azofeifa y William Quirós son dos de las figuras mas regulares en el Herediano.
Rándall Azofeifa y William Quirós son dos de las figuras mas regulares en el Herediano.

Los cuatro equipos clasificados a la cuadrangular final del torneo de Verano 2017 llegan con todos sus jugadores habilitados, pero 29 futbolistas están con problemas de tarjetas amarillas.

Ocho jugadores de los contendores al título tienen cuatro tarjetas amarillas y jugarán al filo de la navaja desde la primera fecha de la cuadrangular.

Estos futbolistas son: José Leitón, José Miguel Cubero y William Quirós, del Herediano; Marvin Obando y Michael Barquero, del Santos de Guápiles; junto a Erick Marín, Marvin Esquivel y Steven Williams, de Limón FC. Solamente Saprissa no tiene jugadores con cuatro tarjetas amarillas.

Fuera de esos ocho jugadores, hay 21 que cuentan con tres tarjetas amarillas y se podrían meter en problemas con una amonestación en la primera fecha.

Del Herediano están en esa situación Daniel Cambronero, Elías Aguilar, Johnny Acosta, José Mena, Esteban Granados, Rafinha y Rándall Azofeifa.

En el Saprissa llegan con tres amonestaciones Christian Martínez, Daniel Colindres, Julio Cascante, Mariano Torres y Ulíses Segura.

Los santistas Edder Monguío, Osvaldo Rodríguez y Raymond Salas deberán cuidarse de una cuarta amarilla.

En Limón los que tienen problemas son: Erick Scott, Jeikol Peterkin, Kareem McLean, Luis Pérez, Miguel Marín y Shain Brown.

El equipo que más problemas presenta es el Herediano con 10 jugadores con amonestaciones, después está Limón FC con nueve, mientras que Saprissa y Santos solo tienen cinco futbolistas con problemas.

"Yo juego sin esa presión de tener cuatro amarillas, porque sé que detrás de uno hay jugadores que también pueden hacer las cosas bien", explicó Marvin Obando, defensor del Santos de Guápiles.

El propio Obando asegura que no puede pensar en sacarse una amarilla para perderse un juego en especial, ya que todos los duelos son directos en la cuadrangular.

"Considero que es parte del juego, lastimosamente para mí me tocó llegar con cuatro amarillas a esas instancias, pero uno va a entrar a partirse alma, vida y corazón por el equipo. Si a uno le sacan la amarilla es lo de menos porque lo importante es el equipo. Así lo veo yo e imagino que todos los jugadores igual", finalizó Obando.